Newsletter TAI

                                                                                            

CORREO QUINCENAL

 

Buenos Aires, 15 de marzo de 2009

Año II. Numero 24

(Nro. 00; el 15 de marzo de 2008)

 

 

Presidente Ejecutivo del TAI:               Ing. Horacio Speroni. <hsperoni@fbertel.com.ar

Presidente Comisión Sitio Web TAI:    Ing. Jorge Algañarz. <www.tai.org.ar>

Corresponsales:                                       Ing. Jorge Donaye U., Lima, Perú. 

                                                                  Dr. Fernando Macondes, San Pablo, Brasil

.                                                                 Dr. G. Pereyra, NOA, Argentina.

Convenio de Copublicación con:             Microjuris Argentina SA.

Suscripciones a:                                    Sra. Claudia Digon: <tribunalarbitral@cai.org.ar>

 

Estimado Lector:

     Ponemos en circulación este Correo Quincenal para todos los interesados en el arbitraje y otros métodos alternativos de resolución de conflictos, especialmente para aquellos que se desenvuelven en el ámbito de las ingenierías.

        En este número se le cursa nuevamente a los suscriptores únicamente por el sistema de correo electrónico, que sabemos que tiene algunos inconvenientes, pero muchas más ventajas comparativas.  

       Para una lectura adecuada este correo preferente hágalo desde Programa Outlook Express, (vaya a formato, luego a texto enriquecido), que le permitirá su archivo correspondiente mediante el Programa Explorador de Windows. Ante cualquier inconveniente avísenos y se lo enviaremos en formato Word.                                 

         Recuerde que puede consultar los números anteriores en la pagina www.tai.org.ar.

         Saludamos muy atentamente.

 

                                                                  HORACIO ZAPIOLA PEREZ

                                                                             Editor – Director

 

La libre distribución este e-mail está autorizada por tratarse de propósitos de información.Este es un e-mail directo, legal, libre de virus y que consideramos de su interés, debido a que Ud. tiene relación o se ha contactado alguna vez con este Tribunal Arbitral.De acuerdo con la nueva Ley Argentina Nº 26.032, cuyo texto se encuentra en: http://infoleg. mecon gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/107145/norma.htm. Si Ud. desea no recibir más el Newsletter TAI o desea agregar nuevos destinatarios para esta distribución, rogamos enviar las direcciones de correo a: Sra. Claudia Digon (tribunalarbitral@cai.org.ar) que amablemente colabora con nosotros.

 

ÍNDICE

i.) Editorial: “Pensamiento vs. Banalidad”. Por Horacio Zapiola Pérez 

ii.) Jornadas Internacionales Participativas A Modo De Competencia “Tribunales De Arbitraje De La Ingeniería” Desarrollo De Un Caso Arbitral Internacional:."Del Comité de Control a los Comités".

iii.) Doctrina: “La Prueba en el Arbitrje del TAI - Algunas Nociones Generales que Permiten Abordar su Estudio”.Por Horacio Zapiola Pérez.

iv.) Varios: "Se Adopta el Instructivo Para Autores De Microjuris Argentina".

v.- Varios: Creación de la Comisión Organizadora del Acto de Homenaje “Al Servicio Cívico y Profesional, Prestado en Forma No Obligatoria, Desinteresada, Responsable, y con Gratuidad”:     

 


 

I.- EDITORIAL[i][i]: PENSAMIENTO vs. BANALIDAD

                                                          Por Horacio Zapiola Pérez

Bien saben Uds. como lectores, que el conocimiento cotidiano no posee una organización sistematizada de sus conceptos y formulaciones, si no que más bien responde a un tipo de pensamiento adaptativo cuyo eje está puesto en la respuesta indispensable e inmediata, sin mayores explicaciones.

Si no tomamos conciencia de ese pernicioso problema y buscamos salidas y soluciones que nos permita encontrar el rumbo del pensamiento filosófico que debemos restaurar, asumiendo al mismo tiempo la responsabilidad que, como Profesionales Universitarios hemos contribuido a generar esta imagen de pensamiento atonal.

Es que pareciera que en los lugares en los que se reproduce el pensamiento en Argentina, se reitere inexorablemente una brecha en la enseñanza, entre lo que la teoría indica y lo que la realidad marca, sin que jamás se encuentren en un punto en común.

No se trata de denigrar la teorización, sino estimularla para que la misma esté en sintonía con los problemas reales del medio en el cual tenemos que aplicarla.

Y somos los Profesionales Universitarios los que debemos teorizar, pero nos vemos afectados del raro defecto de que al abordar nuestra crítica[ii][ii], la misma no solo destila banalidad, sino que se encuentran completamente alejadas de la realidad y de las necesidades del plano social en el cual nos toca interactuar.

Es mi idea y la expongo con alguna frecuencia que cuando hablo de “intelectuales”, apunto con ella a los Profesionales Universitarios[iii][iii], ya que hemos sido preparados, entrenados y conducidos, como atletas de alto rendimiento en la especialidad “intelectual y que como cualquier atleta, debemos competir y batir marcas, que nos convierta en plusmarquistas del “pensar”, o dicho de otra manera “intelectuales”.

Lamentablemente en el ámbito local, son abundantes los números de los anotados” para concurrir al entrenamiento, pero escasos aquellos que se encuentran en condiciones de competir, acercándose para ello como mínimo a un plusmarquismo regional.

A nuestra nula capacidad competitiva, se le ha desarrollo conjuntamente de modo impecable, la especialidad de eludir la responsabilidades emergentes de nuestra conducta, generalmente con idéntico sonsonete, y siempre aludiendo a las circunstancias acaecidas fuera de nuestro contorno, sin darnos cuenta que esa excusa insustancial, es un nuevo factor que confluyen en desmedro de la elaboración del pensamiento correcto y acorde con la realidad.

Por añadidura, el acabado ocultamiento de los verdaderos problemas reales de los que tendríamos que ocuparnos, y el goce de meditar que la responsabilidad nos es ajena y proviene de un enemigo “sinárquico” empeñado en nuestro fracaso, produce cierto grado de omnipotencia personal, cuyo destino seguro es la autodestrucción”.

Cuando en ocasiones pareciera que está madurando una generación de pensadores, que con esfuerzo y compromiso, comienzan a diseñar un sistema imaginario, teórico, ideal, en el que se da prioridad a ciertos objetivos, son acallados inmediatamente, por aquellos que pregonan un rechazo írrito al saber, exteriorizando axiomas, que pretenden tener el valor de verdades indiscutidas, pero que por ser meras copias perversas y degeneradas de viejas teorías en descomposición, encubren nuevamente la realidad y se convierten en instrumentos de aquello que, la legalidad y los valores permanentes de la democracia debería evitar por pernicioso.

En tren de ir definiendo cuál es el rol que le cabe y se espera de los Profesionales Universitarios, me permito creer que no es otro que abandonar rápidamente el modelo de la banalidad, y de la mano de la audacia y el apasionamiento que nace del saber trascendente, impulsemos escuelas de pensamiento.

Escuelas de pensamiento que partiendo del discernimiento de las herramientas con que cuentan y las aptitudes de las mismas a esos fines, pueda superar las barreras del fanatismo cultural que nos impiden construir alternativas de pensamiento válidas para nuestro tiempo y en donde el Profesional Universitario no sea un mero espectador, sino el verdadero motor de cambio.

Hasta la próxima.

HORACIO ZAPIOLA PEREZ

Director – Editor

zapiola@ar.inter.net



 


II.) JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA “TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LA INGENIERÍA DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL:."DEL COMITÉ DE CONTROL A LOS COMITÉS".

 

JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA

TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LAS INGENIERIAS

DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL

COMITE DE CONTROL Y COORDINACION – UNIDAD EJECUTORA:

Presidente: Ing. Horacio Speroni <hsperoni@fibertel.com.ar>

Relator de Presidencia: Ingeniero Fernando Rivas

Secretaria de Presidencia: Sra. Claudia Digon <claudia@cai.org.ar>

Vicepresidente 1ro.: Ing. Fernando Amoedo

Vicepresidente 2do.: Dr. Julio Cesar Crivelli

Vicepresidencia 3ra.: Arq. Roberto Tarzi

Vocal: Adolfo Salas

Secretario General: Ing. Roberto García.


   TRIBUNAL ARBITRAL DE LAS INGENIERIAS


Buenos Aires, 12 de marzo de 2009.

 

Estimados Amigos del Comité Académico:

 

(Presidente: Ing. José María Marquina, Relator de Presidencia: Jorge Turco Greco, Vicepresidente 1ro.: Jorge Donayre, Vicepresidente 2do.: Dr. Eduardo Zapata, Vicepresidente 3ro.: Ing. Fernando Sastre, Vocales: Contador Carlos Alberto Pezzini, Ing. Eduardo Altare, Ing. Alejandro del Aguila Moroni, Secretario General: Ing. Roberto Boselli.)-

 

En mi carácter de Presidente del Comité de Control y Coordinación, respetuosamente me dirijo a Uds. para poner a vuestro conocimiento que el Comité que presido ha quedado gratamente impresionado de los avances informados "in voce" en la reunión del pasado 03 de marzo, acerca de la tarea en curso y me ha comisionado que me ponga a vuestra disposición para prestar la colaboración necesaria en la misma.

En la misma línea y para poder responder con la celeridad del caso, es que nos gustaría que nos informen:

a.-) Si han podido fijar el temario a debatir.

b.-) Si -a priori- el diseño reglamentario (art. 47 a 55 del reglamento de las Jornadas) responde a las tareas que les fueran encomendadas.

c.-) Si consideran la posibilidad de que el caso contemple la intervención de un equipo más a los fines de su invitación.

d.-) Si consideran posible tener listo el caso para la fecha tentativamente fijada del 31 de marzo.

    A la espera de vuestra amable respuesta es que quedo a vuestra disposición los saludo con el corazón.

 

 

                                                                                                Ing. Horacio Speroni.

 


JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA

TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LAS INGENIERIAS

DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL

COMITE DE CONTROL Y COORDINACION – UNIDAD EJECUTORA:

Presidente: Ing. Horacio Speroni <hsperoni@fibertel.com.ar>

Relator de Presidencia: Ingeniero Fernando Rivas

Secretaria de Presidencia: Sra. Claudia Digon <claudia@cai.org.ar>

Vicepresidente 1ro.: Ing. Fernando Amoedo

Vicepresidente 2do.: Dr. Julio Cesar Crivelli

Vicepresidencia 3ra.: Arq. Roberto Tarzi

Vocal: Adolfo Salas <agsalas@fibertel.com.ar>

Secretario General: Ing. Roberto García. rjgarcia@copitec.org.ar

 

 


    TRIBUNAL ARBITRAL DE LAS INGENIERIAS

 

Buenos Aires, 12 de marzo de 2009.

 

Estimados Amigos del Comité  de Evaluacion:

 

(Presidente: Dr. María Noodt Taquela, Vicepresidente 1ro.: Dr. Fernando Macondes Vicepresidente 2do.: Dr. José Luis Laquidara, Vicepresidente 3ro.: Dra. Cecilia Fresnedo, Secretario de General: Ing. Francisco Molina.)

 

En mi carácter de Presidente del Comité de Control y Coordinación, respetuosamente me dirijo a Uds. para poner a vuestro conocimiento que el Comité que presido ha quedado gratamente impresionado de los avances informados "in voce" en la reunión del pasado 03 de marzo, acerca de la tarea en curso y me ha comisionado que me ponga a vuestra disposición para prestar la colaboración necesaria en la misma.

En la misma línea y para poder responder con la celeridad del caso, es que nos gustaría que nos informe:

a.-) Si han podido fijar el temario a debatir.

b.-) Si -a priori- el diseño reglamentario (art. 57 a 54 del reglamento de las Jornadas) responde a las tareas que les fueran encomendadas.

c.-) Si consideran posible tener lista la tarea encomendada para la fecha tentativamente fijada del 31 de marzo.

d.-) Destacamos que hemos recibido algunas consultas (también verbales) en cuanto al alcance de las funciones del Asesor del Equipo y sí el puntaje mejora en caso de no utilizarlo

        A la espera de vuestra amable respuesta es que quedo a vuestra disposición los saludo con el corazón.

 

                                                                                                Ing. Horacio Speroni.

 

 


JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA

TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LAS INGENIERIAS

DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL

COMITE DE CONTROL Y COORDINACION – UNIDAD EJECUTORA:

Presidente: Ing. Horacio Speroni <hsperoni@fibertel.com.ar>

Relator de Presidencia: Ingeniero Fernando Rivas

Secretaria de Presidencia: Sra. Claudia Digon <claudia@cai.org.ar>

Vicepresidente 1ro.: Ing. Fernando Amoedo;

Vicepresidente 2do.: Dr. Julio Cesar Crivelli

Vicepresidencia 3ra.: Arq. Roberto Tarzi

Vocal: Adolfo Salas

Secretario General: Ing. Roberto García.


 

  TRIBUNAL ARBITRAL DE LAS INGENIERIAS

 

Buenos Aires, 12 de marzo de 2009.

 

Estimados Amigos del Comité Reglamentos:

Presidente: Dr. Guillermo Argerich, Vicepresidente 1ro.: Dr. Emilio Vogelius, Relator de Vicepresidencia 1ra.: Dr. Lucas Loviscek, Vicepresidente 2do.: Fernando Schweitzer. Vicepresidente 3ro.: Juan Ignacio Aicega, Vocal: Ing. Jorge Gandini, Secretario General: Ing. Ricardo Levi Fresco.-

 

En mi carácter de Presidente del Comité de Control y Coordinación, respetuosamente me dirijo a Uds. para poner a vuestro conocimiento que el Comité que presido ha quedado gratamente impresionado de los avances informados "in voce" en la reunión del pasado 03 de marzo, acerca de la tarea en curso y me ha comisionado que me ponga a vuestra disposición para prestar la colaboración necesaria en la misma.

En la misma línea y para poder responder con la celeridad del caso, es que nos gustaría que nos informen:

a.-) Si han podido fijar el temario a debatir.

b.-) Si -a priori- el diseño reglamentario (art. 64 a 70 del reglamento de las Jornadas) responde a las tareas que les fueran encomendadas.

c.-) Si consideran posible tener lista la tarea encomendada para la fecha tentativamente fijada del 31 de marzo.

    A la espera de vuestra amable respuesta es que quedo a vuestra disposición los saludo con el corazón.

 

                                                                                                Ing. Horacio Speroni.

 


JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA

TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LAS INGENIERIAS

DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL

COMITE DE CONTROL Y COORDINACION – UNIDAD EJECUTORA:

Presidente: Ing. Horacio Speroni <hsperoni@fibertel.com.ar>

Relator de Presidencia: Ingeniero Fernando Rivas

Secretaria de Presidencia: Sra. Claudia Digon

Vicepresidente 1ro.: Ing. Fernando Amoedo

Vicepresidente 2do.: Dr. Julio Cesar Crivelli

Vicepresidencia 3ra.: Arq. Roberto Tarzi

Vocal: Adolfo Salas

Secretario General: Ing. Roberto García.

 


TRIBUNAL ARBITRAL DE LAS INGENIERIAS


Buenos Aires, 12 de marzo de 2009.

 

Estimados Amigos del Comité DIGITAL:

 

Presidente: Ing. Jorge Algañaras, Relator de Presidencia: Lic. en Sistemas Rubén Biscardi, Vicepresidente 1ro: Alejandro Ponieman, Vicepresidente 2do: Ing. Horacio Afonzo, Vicepresidente 3ro., Ing. Hermenegildo Gonzalo, Vocal: Ing. Nestor Auciello, Secretario General: Ing. Jorge Buffa.-

 

En mi carácter de Presidente del Comité de Control y Coordinación, respetuosamente me dirijo a Uds. para poner a vuestro conocimiento que el Comité que presido ha quedado gratamente impresionado de los avances informados "in voce" en la reunión del pasado 03 de marzo, acerca de la tarea en curso y me ha comisionado que me ponga a vuestra disposición para prestar la colaboración necesaria en la misma.

En la misma línea y para poder responder con la celeridad del caso, es que nos gustaría que nos informen:

a.-) Si han podido fijar el temario a debatir.

b.-) Si -a priori- el diseño reglamentario (art. 71 a 73 del reglamento de las Jornadas) responde a las tareas que les fueran encomendadas.

c.-) Si consideran posible tener listo el caso para la fecha tentativamente fijada del 31 de marzo.

    A la espera de vuestra amable respuesta es que quedo a vuestra disposición los saludo con el corazón.

 

                                                                                                Ing. Horacio Speroni.

 


III.) DOCTRINA: LA PRUEBA EN EL ARBITRAJE DEL TAI - ALGUNAS NOCIONES GENERALES QUE PERMITEN ABORDAR SU ESTUDIO

                                                                                                         POR HORACIO ZAPIOLA PÉREZ.

Sumario: (1.-) La Carga de la Prueba.- (2.-) Oportunidad de la Prueba (Momento de su ofrecimiento y Producción).- (3.-) Facultades del Tribunal Arbitral en Materia de Prueba (Art. 35 de las Reglas del TAI).- (4.-) Los Medios de Prueba en el Reglamento de Arbitraje del TAI.- (4.1.-) La Prueba Confesional o Absolución de Posiciones.- (4.2.-) La Prueba de Reconocimiento de Documentos de Carácter Privado.- (4.3.-) La Prueba Testimonial.- (4.4.-) Acerca de la Prueba Pericial.- (4.5.-) La Prueba de Informes o Instrumental.- (.5.-) Las Audiencias a Convocar.- (6.-) El Discovery .- 6.1.-) Sus Antecedentes .- (6.2.-) Su Uso en El Reglamento del TAI.- (7.-) Los Alegatos de Bien Probado.

 

La prueba es un elemento esencial para el proceso. A tal punto que se ha dicho que el arte del proceso, no es esencialmente otra cosa, que el arte de administrar las pruebas.

Las pruebas son los elementos de convicción necesarios para conocer la verdad de los hechos sobre los que versa un litigio.

Siguiendo las ideas y terminología de los que estudian el derecho procesal, la prueba es la obtención del cercioramiento del juzgador acerca de los hechos discutidos y discutibles, cuyo esclarecimiento resulta necesario para la resolución del conflicto sometido al proceso. 

En sentido amplio, la prueba comprende todas las actividades procesales que se realizan a fin de obtener dicho cercioramiento, independientemente de que éste se obtenga o no.

El análisis sistemático de la prueba, siguiendo al doctrinario Eduardo Couture comprende los siguientes aspectos:

1.       Concepto de prueba (que es la prueba).

2.       Objeto de la prueba (qué se prueba).

3.       Carga de la prueba (quién prueba).

4.       Procedimiento probatorio (cómo se prueba).

5.       Valoración de la prueba (qué valor tiene la prueba producida).

6.       Medios de prueba (con qué se prueba)

En materia arbitral lo normal es que se admita todo medio probatorio que lleve a la averiguación de la verdad de los hechos, pues se presume de interés para las partes para la pronta y económica resolución de las divergencias.

Asimismo con el fin de resguardar el más amplio debate como garantía esencial del debido proceso, imperara un principio hermenéutico amplio y de apertura de metodologías que, por su naturaleza, respondan al objetivo de afianzar la justicia.

El procedimiento propuesto en el Reglamento Arbitral del TAI, puede parecer complejo en su lectura, pero no lo es en la práctica y se adapta muy bien a las necesidades de los árbitros de manera que puedan entregar el laudo en el plazo convenido.

1.-) LA CARGA DE LA PRUEBA.

           Cada parte deberá asumir la carga de la prueba de los hechos en que se basa para fundar sus acciones o defensas.

                       En materia de carga se puede sostener que la doctrina y la jurisprudencia son uniformes y son las partes quienes tienen la carga de la prueba de los hechos en los cuales apoyan sus pretensiones o sus defensas, quedando a cargo del Tribunal Arbitral disponer su procedencia o fijar los términos para producirlas.

2.-) OPORTUNIDAD DE LA PRUEBA (MOMENTO DE SU OFRECIMIENTO Y PRODUCCION).

                       Con relación al momento en que las partes pueden ofrecer su prueba y consecuentemente producirlas, en el Reglamento del TAI, se introducen algunas formas, no utilizadas con habitualidad en el foro argentino.

                       Es que en Reglamento en comentario, se ha suprimido la etapa denominada “traba de la litis”, que es la resolución judicial, que manifiesta que ha sido contestada la demanda entablada y que por lo tanto han quedado determinados los puntos de hecho y de derecho sometidos a su decisión.

                       Ello obliga a que cada parte, antes de que se produzca dicha circunstancia procesal, tiene que ofrecer toda la prueba que entiende necesaria para avalar sus pretensiones.

                       Muy por el contrario en el Reglamento en estudio y siempre en el nicho del arbitraje, se maneja un principio que permite que las pruebas con las que las partes intenten fundar sus pretensiones puedan ser presentadas u ofrecidas hasta la primera ocasión en que la parte entienda razonablemente que la misma puede ser relevante para la dilucidación del caso. (Conf. Art. 34)

La norma indica que las pruebas en que las partes intenten fundar sus pretensiones podrán ser presentadas u ofrecidas hasta la primera ocasión en que la parte entienda razonablemente, que la misma puede ser relevante para la dilucidación del caso.

Entonces hay que tener en cuenta que todos los testimonios y toda la prueba documental serán introducidas por las partes en la primera ocasión en que razonablemente debió haber entendido que ese testimonio o documento era, o probablemente fuera relevante para el caso (Conf. Art. citado).

Sin embargo, el Tribunal Arbitral no está despojado de facultades para responder ante un documento inesperado que pretenda ser incorporado con malicia o que cause costos y demoras innecesarias. 

Los árbitros que integren el Tribunal, tienen la facultad discrecional de rechazar toda prueba que se quiera introducir después de esa oportunidad, cuando de su admisión pudiere resultar dilaciones en los procedimientos o incomodidades o costos adicionales para la otra parte que esta no habría debido soportar de haber sido esa prueba y producida oportunamente. (Conf. Art. 35)

           El Tribunal Arbitral podrá examinar la prueba y rechazar su presentación cuando su admisión pudiera ser:

·         Manifiestamente improcedente o tornarse en tal carácter (improcedente) como consecuencia de la violación del principio antes citado, (cuando la parte a sabiendas y/o en forma temeraria y/o maliciosa no presentara la prueba en el momento oportuno, con la intención luego de sorprender con ella, la buena fe del Tribunal Arbitral o de la contraparte).

·         Que siendo procedente sea irrelevante para la resolución del caso

·         Cuando ocasione dilaciones innecesarias en el procedimiento o cuando la contraparte sufra como consecuencia de la incorporación requerida, perjuicios que no habría debido soportar de haber sido esa prueba presentada y producida en tiempo oportuno. En este último caso es posible hacer soportar los costos adicionales e innecesarios ocasionados por una prueba inesperada a la parte que da origen a tales consecuencias, sin importar el resultado final de la controversia en lo que hace al rubro costas.

                       Es decir que, en un caso arbitral, dado las especiales características que el mismo conlleva (recordar que el laudo se debe ajustar a los que las partes han establecido en los puntos a resolver), la etapa de debate no se agota en la demanda y su contestación, sino por el contrario que será una actividad permanente que dispondrán los árbitros, de manera de formar su convicción para poder dictar su laudo.

3.-) FACULTADES DEL TRIBUNAL ARBITRAL EN MATERIA DE PRUEBA (ART. 35 DE LAS REGLAS DEL TAI).

                       Para poder dar respuesta al diseño previsto en el Reglamento y muy especialmente poder cumplir con el plazo fatal de seis meses, que se indica para el dictado del laudo es que es necesario que el Tribunal Arbitral, cuente con diversas facultades que le permitan cumplir con la misión encomendada.

                       En primer lugar, reglamentariamente se le asigna la facultad de dictar todas aquellas normas de procedimiento, que entienda necesario para la instrucción del caso.

                       A ello se le suma, que podrá ordenar, en cualquier momento del caso, la producción de cualquier prueba admisible que estime conveniente o relevante para dictar el laudo.

                       Por otra parte, aunque de manera limitada, se le adiciona una facultad muy útil e interesante llamada Discovery,  (ver alcance en el punto 6 de este trabajo) que se trasunta en la posibilidad de que en cualquier etapa del procedimiento, el Tribunal Arbitral, podrá requerir a cualquiera de las partes le presente otros documentos o pruebas que considere necesarios y que se encuentren en su  poder,  o de terceros que estén  bajo su control.

                       En esa misma línea instructoria el Tribunal Arbitral podrá ordenar que las partes presenten un resumen de los documentos o de otras pruebas que las partes produzcan, con indicación precisa del hecho u acto que tienden a acreditar.

                       Es pertinente reflexionar que el principio que guiará la admisión de la prueba, es el de la “relevancia” o importancia que tiene la misma, para resolver el fondo del asunto y poder emitir el laudo.

                       El Tribunal Arbitral determinará la admisibilidad, la pertinencia y la importancia de las pruebas presentadas.

                       Para ello, podrá desestimar fundadamente en cualquier momento, aún durante su producción, aquellas pruebas o aspectos de las mismas, que considere irrelevantes, improcedentes, innecesarias o inconducentes para la resolución de la causa.

                        Al carecer los árbitros del imperium[iv][1]; también se lo ha dotado de una facultad que les permita ordenar el procedimiento y evitar la mendacidad o reticencia de partes o testigos, denominada “hostilidad”[v][2], que sucintamente consiste en extraer de la renuencia o negativa de una parte, a cumplir sus instrucciones o cooperar con los procedimientos arbitrales, inferencias contrarias a las afirmaciones o peticiones de esa parte.

           La  misma regla se aplicará respecto de los testigos ofrecidos por las partes que en su declaración demuestren manifiesta hostilidad al Tribunal Arbitral, parcialidad hacia una de las partes o evidente mendacidad y que pese a ser advertidos expresamente por el Tribunal, mantengan  esa conducta.

Finalmente el Tribunal Arbitral podrá requerir que las partes le entregue al Tribunal y a su contraparte, dentro del plazo que estime, un resumen de los documentos y otras pruebas que esa parte vaya a presentar en apoyo de los hechos en litigio expuestos en su escrito de demanda o contestación.

4.-) LOS MEDIOS DE PRUEBA EN EL REGLAMENTO DE ARBITRAJE DEL TAI.

Los medios de prueba son los instrumentos con los cuales se pretende lograr –como ya se dijo- el cercioramiento del árbitro, que se encuentra obligado a laudar, sobre los hechos objeto de la prueba. 

Estos instrumentos pueden consistir en objetos materiales, documentos, fotografías, etcétera o en conductas humanas realizadas bajo ciertas condiciones, como declaraciones de testigos, dictámenes, inspecciones oculares, etc.

4.1.-) LA PRUEBA CONFESIONAL O ABSOLUCIÓN DE POSICIONES.

La confesión es la más eficaz de todas las pruebas y es aquella declaración judicial, mediante la cual una parte capaz de obligarse, y con el ánimo de proporcionar a la otra, una prueba en perjuicio propio, reconoce total o parcialmente la vedad de un hecho susceptible de producir consecuencias jurídicas a su cargo.

Para que tenga valor como tal, debe referirse a hechos propios, es decir, a hechos en cuya ejecución haya participado el confesante.

Ahora bien, si bien como medio de prueba es contundente, resulta difícil que una parte acepte su responsabilidad plena en un caso arbitral, a modo de confesión.

La garantía constitucional que impide la autoincriminación (nadie puede está obligado a declarar contra sí mismo), conspira contra el éxito de esta forma, dado que dicha garantía le permite al absolvente (se llama así el que contesta las preguntas) no contestar o incluso mentir en sus respuestas, sin que por ello tenga un reproche sancionatorio.

En el reglamento se incorpora la prueba confesional, pero una sana práctica arbitral desaconseja su utilización.

4.2.-) LA PRUEBA DE RECONOCIMIENTO DE DOCUMENTOS DE CARÁCTER PRIVADO.

En los procesos arbitrales existe amplia libertad en cuanto a la forma y oportunidad de presentación de los documentos como medio de prueba. 

El principio que rige al reconocimiento de la prueba documental, es el mismo que se establece para la presentación de la declaración de los testigos y por lo tanto su probanza será ofrecida a través de la declaración jurada del mejor testigo disponible que a criterio de esa parte, le permita atestiguar sobre la autenticidad, circunstancias de creación, contenido, significado y propósito del documento.

En la declaración jurada, el testigo dará todas las explicaciones relevantes sobre cada uno de los puntos explicitados en el párrafo anterior.

La regla en comentario se aplica para autenticar y establecer la admisibilidad de documentos y es de gran importancia para evitar que se falsee con los documentos que serán la base del laudo.

En la misma línea de trabajo se acepta que, un testigo al hacer referencia a un documento relevante, pueda acompañar los borradores de la preparación de ese documento que se encontraren en su poder, como anexo a su declaración y/o en caso de tener que ratificar su declaración ante el Tribunal Arbitral, lo haga munido de los borradores antes aludidos.

4.3.-) LA PRUEBA TESTIMONIAL

La prueba de testigos, se define como el medio de prueba que se configura en la declaración representativa que una persona, que no siendo parte del proceso, asevere sobre lo que se sabe respecto a un hecho de cualquier naturaleza, que ha caído bajo la acción de sus sentidos.

Este medio de prueba tuvo una gran importancia histórica, al grado que se sostuvo que "Los testigos son los ojos y oídos de la justicia".

Las pruebas de testigos, serán presentadas en forma de declaraciones escritas.

De dichas declaraciones se dará traslado a la contraria para que amplíe el interrogatorio, lo impugne, ofrezca un contra testigo, etc.

Se correrán tantos traslados (refutaciones y contra refutaciones) como el Tribunal Arbitral advierta necesarios para que las declaraciones se encuentren ajustadas y debatidas intensamente.

El Tribunal Arbitral puede sí considera procedente preparar también un interrogatorio para algunos o todos los testigos, de manera de tomar la iniciativa y que las preguntas se limiten a ciertos aspectos considerados de importancia por los árbitros.

Los testigos serán examinados por las partes y el Tribunal Arbitral.

El Tribunal Arbitral, durante la declaración de un testigo, podrá exigir a las partes que hagan comparecer a cualquier persona en calidad de testigo, que haya sido citada por el declarante. Si el testigo resulta ajeno a la parte, el Tribunal no tiene autoridad para ordenar u obligar a la comparecencia. 

El Tribunal Arbitral es libre de decidir en que forma ha de interrogarse y aclarar la forma de oír a los testigos. Una de las diversas posibilidades es que sea el Tribunal quien inicie el interrogatorio del testigo y luego sea interrogado luego por las partes, haciéndolo en primer lugar aquella que solicitó el testigo.  Otra posibilidad es que el testigo sea interrogado primero por la parte que lo presentara, luego por la otra y que finalmente el Tribunal Arbitral, formule las preguntas sobre los aspectos que -a su criterio- no han quedado suficientemente claros. 

En cuanto al control que ejerce el Tribunal Arbitral durante el interrogatorio, está dado en la facultad de desautorizar una pregunta si alguna parte la juzga objetable y/o bien a desautorizar preguntas por su propia iniciativa.

4.4.-) ACERCA DE LA PRUEBA PERICIAL.

La prueba pericial o "dictamen de expertos", se puede definir como el veredicto que un tercero emite por encargo, sobre datos del hecho del proceso para cuyo esclarecimiento se necesita conocimientos especiales que no son del dominio preponderante del Juez.

En la doctrina procesal se discutió durante algún tiempo, sí el dictamen pericial debía ser o no vinculatorio para los jueces; sí el juez debía quedar obligado a conceder plena fuerza probatoria al dictamen pericial en el caso de que reuniera determinados requisitos legales, o si, por el contrario, estaba autorizado para apreciar libre y razonadamente dicho medio de prueba. 

Actualmente casi toda la doctrina y las legislaciones procesales se han orientado por la libre apreciación del dictamen pericial. 

El reglamento que se comenta, si bien permite a los árbitros nombrar "peritos de oficio”, una sana práctica arbitral lo desaconseja, por lo que es común que se eviten esas designaciones.

Los fundamentos de la posición sustentada, residen, -no sólo porque es función propia del árbitro conocer sobre la materia que ha sido elegido para laudar- sino porque su designación encarece y demora el procedimiento.

Es por otra parte, una forma de evitar judicializar los arbitrajes, ya que ello le quita la aptitud para que los árbitros resuelvan eficazmente los conflictos que han puesto las partes para su laudamiento.

           Se entiende inconveniente constituir al perito en instructor de la causa y por lo tanto remitirle, ya sea para su opinión o resolución, cuestiones que no han sido debatidos suficientemente entre las partes y debidamente definidas por el Tribunal Arbitral.

La observación demuestra que el buen debate y análisis de los puntos de litigio, restringe notablemente lo que de otra manera sería remitido a dictamen de los peritos.

En el Reglamento del TAI, se ha previsto, que todas aquellas pruebas ofrecidas por las partes que necesiten ser realizadas en forma pericial, sean producidas mediante el dictamen en forma de testimonio de aquellos expertos que aporte la parte a su costa, y que declararán en el caso arbitral con los alcances y las cargas que les corresponden a los testigos.

Es decir que los peritos de parte”, se transforman en testigos "expertos" quienes con las calidades de idoneidad requeridas a los peritos, presentarán su dictamen en forma de testimonio por escrito con la firma certificada por la parte correspondiente.

           La declaración de los testigos expertos se encuentra alcanzada por el reproche que establece el artículo 37 inciso 8 de “declaración de hostilidad”.

           Los gastos y honorarios de los testigos expertos, estarán a exclusivo cargo de la parte que los ofrezca.

Solo cuando todos los otros procedimientos no sean satisfactorios, correspondería designar un perito de oficio, pero en este caso, solo para resolver las disidencias que presenten del cotejo de la declaración de los testigos expertos.

4.5.-) LA PRUEBA DE INFORMES O INSTRUMENTAL.

           Los informes u oficios[vi][3] solicitados por las partes, una vez ordenados por el Tribunal Arbitral de las Ingenierías, serán requeridos directamente por las partes a los organismos públicos o privados, empresas públicas o privadas y particulares, quienes deberán contestar directamente a la parte que los cursó, en el plazo que se fije. Las partes deberán librar, firmar, diligenciar y en su caso reiterar, los pedidos de informes y presentar las contestaciones al Tribunal Arbitral dentro del plazo que éste fije.

La presentación de los documentos por la parte que los tiene en su poder o bajo su control es un método mucho más expeditivo que un "oficio" librado por los árbitros, ya que los árbitros no tienen imperio para forzar su respuesta o cumplimiento y sí por cualquier motivo el pedido no fuera atendido, debería recurrirse al procedimiento judicial, con las complicaciones y demoras que ello significaría.

La probanza ya descripta del mejor testigo disponible completa la idea de no aceptar la prueba informativa.

Por otra parte, si la parte quisiera servirse de este método, puede recurrir al auxilio de un abogado de la matrícula, puesto que en cada Código de Procedimiento y/o Ley de Ejercicio Profesional local, existe una norma que permite a los abogados a librar “oficio”, con su firma y sello únicamente.

5.-) LAS AUDIENCIAS A CONVOCAR.

Una audiencia es la reunión, junta o acto, en el cual las partes, los abogados, o los testigos, exponen sus derechos o prestan su declaración, ante el Tribunal Arbitral.

           Es un imperativo reglamentario que se convoque a audiencia, para que ella, las partes ilustren al Tribunal Arbitral, con la específica información que este les requiera y para que las partes puedan ser oídas, a fin de contribuir a la comprensión acabada de la cuestión por parte de los árbitros.

Ahora bien, sin perjuicio de lo dicho en el proceso arbitral previsto requiere que se realicen la menor cantidad de audiencias[vii][4] con las partes, por los costos y tiempos que ello conlleva.

           El Tribunal Arbitral fijará una sola audiencia para el reconocimiento de documentos de carácter privado conforme el artículo 37, las absoluciones de posiciones, la declaración de los testigos, las explicaciones que deban rendir los (testigos) expertos, la posible designación de peritos y la consecuente fijación de los puntos de pericia.

           La comparecencia a la misma la convocará con anticipación razonable para que las partes y los citados comparezcan en el día, hora y lugar que se determine y sólo por razones debidamente justificadas, el Tribunal Arbitral podrá postergar total o parcialmente la audiencia de prueba.

           Las audiencias deberán realizarse con la presencia de por lo menos dos (2) de los integrantes del Tribunal Arbitral y si una de las partes, a pesar de haber sido debidamente notificada, no compareciere sin justificación, el Tribunal Arbitral, podrá celebrar igualmente la audiencia. El Presidente del Tribunal Arbitral o el Árbitro que dirija la audiencia, declarará abierto el acto con las partes que concurrieren y procederá a recibir la prueba.

           Salvo acuerdo expreso de las partes y la autorización del Tribunal Arbitral, ambas por escrito, las audiencias serán privadas y no estarán abiertas a personas ajenas al proceso.De las audiencias y de todas las reuniones que los Árbitros celebren con las partes, se tomarán registros electrónicos, taquigráficos o de ambos tipos, cuyo costo será considerado como gasto del arbitraje. Cada una de las partes puede, a su costo, solicitar llevar también registro de lo actuado.

6.-) EL DISCOVERY”.

6.1.-) SUS ANTECENTES

         Este sistema probatorio, es una creación jurisprudencial anglosajona, que se ha extendido al campo del arbitraje principalmente internacional.

No existe una traducción exacta, más allá que la propia que conlleva su nombre, es decir la posibilidad de acceder (descubrir) el contenido de documentos o testimonios que habrá de disponer la contraparte para el caso que se ventila. En algunas situaciones el requerimiento se ha extendido a aquellos documentos que se encuentran en poder de terceros.

Esta circunstancia le ha permitido plasmar un sistema singular que, posibilita poner al descubierto y revelar los instrumentos probatorios, en una estación procesal previa a la etapa de debate ante el Jurado. Es decir que se podrá usar en la etapa de la audiencia preliminar o exposición del caso o durante la etapa de preparación de prueba que las partes esgrimirán –como se aludió- ante el Jurado.

Al utilizarse la puerta del Discovery, cada una de las partes es compelida por la contraria, a divulgar la existencia de todos los documentos pertinentes a la cuestión a ventilar, incluyendo (en algunos casos) los que ya no se encuentren en su poder de las partes.

Para ello, se presenta un listado de los documentos que estén o hayan estado en posesión, custodia o poder de las partes, respecto de los asuntos en debate y que las partes vayan a utilizar en defensa de sus posiciones.

Es este el momento donde cada parte contraria, tiene la posibilidad de examinar los documentos que permanecen en poder de la otra y viceversa.

La importancia del instituto es que se dirige a conocer el contenido de aquellos documentos que puedan permitir a una de las partes: “(...) mejorar su posición en el caso (...)” o “(...) evitar que la parte contraria lo haga con el suyo (...)”.

El objetivo que busca el Discovery es asegurar que todas las partes tengan en su poder toda la información necesaria o posible para definir su estrategia, o bien en su defecto, que atento el conocimiento del contenido desfavorable de la pieza, lo conducirá a no demandar ese rubro o poder llegar a un arreglo previo.

Además y desde el punto de vista del procedimiento, tiene como premisa, evitar el surgimiento de situaciones sorpresivas o imprevistas, acerca de la aparición posterior de documentos de adversario o terceros.

Cuando se utiliza el Discovery, en la prueba testimonial, el mismo se realiza mediante la formulación de las  partes, de interrogatorios por escrito dirigidos a personas, informadas sobre las cuestiones que aparecen como materia del litigio, en la búsqueda que a través de sus declaraciones se logre obtener los nombres de otros testigos, con información vital del caso bajo en debate, los cuales serán citados e interrogados por las partes intervinientes en forma oral.

Como colofón y por supuesto que es de más fácil comprensión, en materia pericial el Discovery, también se utiliza por como forma de obtener con anticipación, aquellos dictámenes de pericias a realizar durante la instrucción de la causa y que su conocimiento resulte relevante e imprescindible para la suerte del caso que se encuentra bajo estudio.

6.2.-) SU USO EN EL REGLAMENTO DEL TAI

           En el Reglamento de Arbitraje del TAI, se ha incorporado en forma limitada la figura del DISCOVERY, y en el art. 35, al indicar las facultades del Tribunal Arbitral en materia de prueba, se establece en el inciso 2do. (…) En cualquier etapa del procedimiento, el Tribunal Arbitral, podrá requerir a cualquiera de las partes que presente otros documentos o pruebas que considere necesarios y que se encuentren en su poder, o de terceros que estén bajo su control (…)”.

           Es decir que las reglas del TAI, permiten al Tribunal Arbitral interviniente, de oficio o a pedido de alguna parte, reclamar a cualquiera de ellas, que presente otros documentos o pruebas que se consideren necesarios para el caso arbitral y que se encuentren en su poder, o de terceros que estén bajo su control.

           Obsérvese que la facultad del requerimiento queda acotada a aquellos documentos que se encuentren en poder de una de las partes o de un tercero, siempre que esa parte o tercero esté bajo su control.

7.-) LOS ALEGATOS DE BIEN PROBADO

           Se define así al escrito de conclusión que el actor y el demandado presentan luego de producida la prueba de lo principal, o de tachas en su caso, en el cual exponen las razones de hecho y/o de derecho que abonan sus recíprocas pretensiones. 

Su ejercicio no presenta mayores dificultades, pero es necesario aclarar para evitar confusiones que el sistema ideado en el Reglamento, está pensado de manera que:

Las partes ofrezcan sus pruebas y las produzcan en forma escritural y con sucesivos traslados, permitiendo que se produzca un intenso debate sobre las mismas.

Luego se presenta el alegato de bien probado, momento en el cual el Tribunal Arbitral, fijará una sola audiencia para el reconocimiento de documentos de carácter privado conforme el artículo 37, las absoluciones de posiciones, la declaración de los testigos, las explicaciones que deban rendir los (testigos) expertos, la posible designación de peritos y la consecuente fijación de los puntos de pericia.

           El Tribunal Arbitral puede otorgar a las partes, una vez concluida la recepción de la prueba, un plazo para mejorar verbalmente su alegato presentado por escrito  sobre el mérito de la prueba producida en la audiencia.

           En ese caso los Árbitros estarán facultados para interrumpir a las partes o a sus representantes durante la exposición del alegato, ya sea preguntando, repreguntando o inquiriendo acerca de sus afirmaciones, facultad que no podrá ser considerada prejuzgamiento o animadversión.



Estimado Autor/a:

                              De acuerdo al Convenio de Copublicación con MICROJURIS ARGENTINA SA, y a los fines de facilitar la publicación de los artículos de nuestro Newsletter en el Boletín de de Microjuris, es que, con su previa autorización, se adoptan el sistema de unificar y sistematizar los contenidos que la misma utiliza, para nuestro Boletín, aplicando las siguientes pautas de estilo. Por lo que, si es posible, se solicita a los colaboradores adopten la presente metodología para la presentación de los trabajos.

     Las mismas son las siguientes:.    

Extensión de los trabajos:

           Los artículos de doctrina deberán tener una extensión aproximada de 15.000 caracteres aprox. (que equivalen a unas 10 páginas A4, en cuerpo de letra Nº 12); pudiendo las notas breves o comentarios a fallos tener un mínimo de 10.000 caracteres.

 

Entrega de originales

           Cuando entregue el original a la Editorial,  por e-mail, sírvase hacerlo en:

·         formato A4, con  tipografía cuerpo 12 , con los siguientes datos:

·         nombre del autor o autores completos;

·         título de la obra;

·         una tabla de abreviaturas (en caso de usar específicas de la materia, más allá de las nombradas más arriba);

·         un índice general de la obra (que se publicará a modo de sumario)

·         Un breve CV del autor, para publicar junto con el trabajo de doctrina.

 

Autoridad

La Editorial reconoce como autoridad en ortografía y gramática a la Real Academia Española, y se ajusta a sus criterios en última instancia. Sigue esta normativa también para la puntuación, el uso de mayúsculas y minúsculas y las abreviaturas, siglas y acrónimos.

 

Bibliografía

           Es importante que cada obra cuente con una bibliografía lo más completa posible.(ver en Notas)

 

Fechas

           Siempre se citarán entre barras y con el año completo: 11/03/1972

 

Notas

           Recuerde que las citas bibliográficas es conveniente entregar la mayor cantidad de datos posibles:

a)       Libros:

-Apellido del autor, primer nombre completo e inicial del segundo, Título de la obra. Subtítulo, tomo, número de edición, Editorial, Lugar de edición, año, página.

       Ejemplos:

·         ZAPIOLA PEREZ, Horacio, Newsletter del TAI, t. I, Editorial CAI, Buenos Aires, 2000, p. 27.

b)       Artículos:

        -Apellido del autor, Nombre, “Título del artículo”, Título de la publicación, tomo, volumen, número, Editorial, Lugar de edición, año.

       -Apellido del autor, Nombre, “Título del artículo”, Publicación, año-tomo-página.

       -Apellido del autor, Nombre, “Título del artículo”, Título de la publicación, fecha.

c)       Jurisprudencia:

       En el caso de las revistas de jurisprudencia, se preferirá siempre la cita del tomo a la del fascículo.

d)       Legislación:

En el caso de indicar como nota al pie la publicación en la cual apareció una norma, siempre será el Boletín Oficial y no cualquier otra publicación de legislación.

 

Números

·         Los años, números de calles no llevan punto (p. ej., año 2003, Av. Rivadavia 5709, art. 1311 del CCiv., ley 2393, etc.).

·         En general se prefiere la transcripción en letras y no en números (p. ej., quinientos kilómetros, veinticuatro miembros, etc.); salvo, claro está, en el caso de estadísticas o cifras económicas, que su cita en letras dificulte la lectura (p. ej., 8.574.312 dólares, etc.).

       No obstante, se escriben siempre con números: la edad, las horas, los días, los años, los números de artículos y los de cualquier norma.

Ejemplos: menor de 18 años, después de las 17 (horas), nació el 4 de octubre de 1956, etc.

·         Los siglos y orden de nombres de papas y reyes van siempre en números romanos. Ejemplos: siglo XIX, Juan Carlos I de España, Gregorio XIII, etc.

Palabras destacadas

           Sólo se destacarán con bastardillas las palabras extranjeras y aquellas otras que el autor crea conveniente destacar según el sentido del texto.

           Irán “entre comillas” las citas textuales y el segundo sentido que se le dé a un término. Las comillas dentro de comillas irán con comillas simples ( ).

           No se destacarán, en toda la obra, palabras en negritas ni con subrayados.

 

Palabras extranjeras

           Las palabras extranjeras irán siempre en bastardilla.

 

Paréntesis

           Los paréntesis dentro de paréntesis irán en corchetes.

 

OTROS TEMAS DE INTERÉS

Material complementario:

           El autor de la doctrina acompañara CV en versión breve, cuyos datos serán editados de manera que aparezcan concisamente- en la doctrina que se publica.

Toda vez que se citen o comenten fallos novedosos, o normativa en general que no sea publicada en el Boletín Oficial (Resoluciones, Dictámenes, u otros) a los que el autor tenga acceso en forma digitalizada, se ruega que éstos sean remitidos junto con el trabajo a publicarse. Ello, toda vez que MJ ha de subir ese material a la base en forma previa a la publicación de la doctrina en cuestión, para poder luego establecer los hipervínculos que permitan la interrelación desde el documento hacia toda la información relevante que éste cite.

 

Hipervínculos:

         Como etapa posterior a la corrección y antes de la publicación, se realizarán todos los hipervínculos en materia de legislación, doctrina y jurisprudencia, que sean posibles (de acuerdo a los contenidos existentes en nuestras bases de datos). Así, cada doctrina publicada, contendrá links activos a todos los documentos que allí se citen. Este trabajo será realizado por la Editorial.

 

Abreviaturas

Con miras a simplificar las normas, se prefiere homologar el texto general con las notas y el texto entre paréntesis, en lo que al uso de abreviaturas se refiere, de manera tal que exista sólo una forma de escribir un mismo término, sin importar su ubicación Generales

apartado/ apartados

apart./ aparts.

artículo/ artículos

art./ arts.

Conforme

conf.

Confróntese

cfr.

Edición

ed.

Etcétera

etc.

inciso/ incisos

inc./ incs.

número/ números

nro./ nros.

página/ páginas

p./ ps.

parágrafo/ parágrafos

parág./ parágs.

párrafo/ párrafos

párr./ párrs.

Reimpresión

reimpr.

Siguientes

ss.

tomo/ tomos

t./ ts.

Verbigracia

v.gr.

volumen/ volúmenes

vol./ vols.

 


 

V.- VARIOS: "CREACION DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA DEL ACTO DE HOMENAJE “AL SERVICIO CÍVICO Y PROFESIONAL, PRESTADO EN FORMA NO OBLIGATORIA, DESINTERESADA, RESPONSABLE Y CON GRATUIDAD:

           Cumpliendo con la sugerencia que nos hicieran nuestros lectores, motivados por la publicación de artículo Juro por  Apolo Médico, por ASCLEPIO, HIGIEA Y PANACEA... La Epidemia de Fiebre Amarilla de 1871 en Buenos Aires”, y previa aprobación del Consejo Directivo del TAI, es que este Boletín, ha decidido realizar un acto de homenaje Al Servicio Cívico y Profesional, Prestado en Forma No Obligatoria, Desinteresada, Responsable, y con Gratuidad, que se realizará personificado en aquellos médicos que fallecieron durante la epidemia de fiebre amarilla en 1971, citados en el trabajo publicado.

           A dichos fines se ha nominado al Ingeniero Osvaldo Buscaya, para que presida la Comisión Organizadora.

           El referido Ingeniero Buscaya, presentará para su consideración, la planificación de que resulte más adecuada al homenaje, como la postulación de aquellas personas que lo acompañen en la tarea




[i][i]El contenido de los artículos firmados que se publiquen en este Newsletter, serán responsabilidad de sus autores y no constituirán un documento oficial del TAI y/o CAI y tampoco se la puede catalogar como opinión favorable del TAI y/o CAI.

[ii][ii] El concepto Critica es la acción y el efecto del pensamiento reflexivo (de reflexionar = meditar), que permite juzgar las cosas fundándose en los principios de la ciencia o las reglas del arte, de manera de conocer las cualidades o defectos de las obras artísticas, literarias, científicas, filosóficas o jurídicas. El pensamiento crítico al cultivar el espíritu, no es sólo un medio para un fin, sino que -a mi entender- es parte de la meta misma.

[iii][iii] Bueno reparar que un Profesional Universitario, es preparado, entrenado y disciplinado, durante 20 años, con un training de 5 horas diarias mínimo, comenzando a los 3 años en el Jardín de Infante, para pasar a Escuela Primaria, Colegio Secundario, hasta que a los 23 años obtiene el título de grado de la universidad

[iv][1] Del verbo “impero”, mandar. Atributo propio de la jurisdicción que tienen los jueces, que los faculta para impartir las ordenes de coerción requerida para el cumplimiento de sus resoluciones. 

[v][2] Del latín “hostilis”, enemigo.

[vi][3] Denominación genérica dada a los despachos y comunicaciones que libran los jueces, para hacer saber a otras autoridades sus resoluciones o bien requerir información diversa que se encuentre en su poder.

[vii][4] Del latín ”audentia” acción de escuchar.

 


IV.) VARIOS: SE ADOPTA EL INSTRUCTIVO PARA AUTORES DE MICROJURIS.