Newsletter TAI

                                                                             

CORREO QUINCENAL

Buenos Aires, 31 de enero de 2009

Año I. Numero 21

(Nro. 00; 15 de marzo de 2008)

 

                                                                       Editor - Director: Horacio R. Zapiola Pérez

                                                                                              (zapiola@ar.inter.net)

 

Presidente Ejecutivo: Ing. Horacio Speroni. <hsperoni@fbertel.com.ar

Presidente Com. Sitio Web: Ing. Jorge Algañarz. <www.tai.org.ar>

 

Corresponsales:

Ing. Jorge Donaye U., Lima, Perú, <donayre.jorge@gmail.com

Dr. Fernando Macondes, San Pablo, Brasil.  <fernando@mrrlaw.adv.br>

Dr. Guillermo Pereyra, Salta, NOA, Argentina. <guillermopereyra_salta@hotmail.com>

 

 

Estimado Lector:

                               Ponemos en circulación este Correo Quincenal para todos los interesados en el arbitraje y otros métodos alternativos de resolución de conflictos, especialmente para aquellos que se desenvuelven en el ámbito de las ingenierías.

                               En este número se le cursa nuevamente a los suscriptores únicamente por el sistema de correo electrónico, que sabemos que tiene algunos inconvenientes, pero muchas más ventajas comparativas.

                               (#) Para una lectura adecuada este correo preferente hágalo desde Programa Outlook Express, (vaya a formato, luego a texto enriquecido), que le permitirá su archivo correspondiente mediante el Programa Explorador de Windows. Ante cualquier inconveniente avísenos y se lo enviaremos en formato Word.                        

                               Recuerde que puede consultar los números anteriores en la pagina www.tai.org.ar.

                               Saludamos muy atentamente.

 

HORACIO ZAPIOLA PEREZ

Editor - Director

Si Vd. desea no recibir más el Newsletter TAI o desea agregar nuevos destinatarios para esta distribución, rogamos enviar las direcciones de correo a: DIGÓN Claudia (CAI) (claudia@cai.org.ar) que amablemente colabora con nosotros.

 

Este es un e-mail directo, legal, libre de virus y que consideramos de su interés, debido a que Ud. tiene relación o se ha contactado alguna vez con este Tribunal Arbitral.
De acuerdo con la nueva Ley Argentina Nº 26.032, cuyo texto se encuentra en:

  http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/107145/norma.htm ,

La libre distribución este e-mail está autorizada por tratarse de propósitos de información.

 

 

 ÍNDICE

i.) Editorial: “Por Principio Moral y Conducta Etica”. Por Horacio Zapiola Pérez 

ii.) Jornadas Internacionales Participativas A Modo De Competencia “Tribunales De Arbitraje De La Ingeniería” Desarrollo De Un Caso Arbitral Internacional:."Presencias y Ampliaciones"

 iii.) Doctrina: “Análisis de la Normativa Existente en Comisión Interamerciana de Arbitraje Comercial y los Proyectos en ese Sentido”. (Ultima Parte).Por la Sección Argentina de CIAC.

 iv.) Varios: “Juro por  Apolo Médico, por ASCLEPIO, HIGIEA Y PANACEA... La Epidemia de Fiebre Amarilla de 1871 en Buenos Aires (Ultima Parte)”. Por General de División (R) Evergisto De Vergara

 


 

I.- EDITORIAL[i][a]: “POR PRINCIPIO MORAL Y CONDUCTA ETICA”

                                                        Por Horacio Zapiola Pérez

La experiencia adquirida como árbitro o consejero de parte, me indica que el desarrollo futuro de un caso arbitral estará determinado por el compromiso y probidad profesional que ponga el árbitro en el ejercicio de cargo.

Aprendí por tanto, principalmente de Sergio Le Pera[ii][b], que los reglamentos de arbitraje, deben disponer conductas rígidas e imponer serias sanciones a quiénes se aparten del camino normado.

Es así que en el Reglamento del TAI, se ha incorporado un capítulo en donde se desarrolla la conducta a seguir por los árbitros nominados, en especial en lo referente a su imparcialidad, independencia, idoneidad profesional y comportamiento mientras dure el arbitraje. (ver principalmente los arts. 13 y 18[iii][c] del Reg. del TAI)

Y como se puede observar de la lectura de los artículos citados, y recordando a Plutarco en “Vidas Paralelas”, tomo V, en aquello de la “mujer del Cesar”[iv][d], los árbitros no solo deben ser honestos, sino parecerlo, pues las partes carecen del poder de clarividencia que les permita conocer su pensamiento y voluntad.

Por ello que al aceptar la nominación que se formula para el desempeño de árbitro, es imperativo que el árbitro haga conocer su independencia sin reservas con respecto a las partes o cualquier circunstancia que pudiera dar lugar a dudas respecto a su imparcialidad o independencia.

Todavía –a pesar del tiempo transcurrido- perdura el sabor amargo y la duda que me produjo la conducta de un árbitro que, además presidía el Tribunal, siendo el suscripto el Consejero Legal de una empresa que había sido demandado ante un Tribunal de Arbitraje de esta Capital.

Mi obligación como Consejero, (la empresa tenía su Departamento Legal), era realizar la supervisación de los escritos preparados por su equipo legal que me remitían y acompañarlos a las audiencias que se fijaran.

Es así que, una vez contestada la demanda, se me avisa que el Tribunal ha fijado una audiencia y al concurrir tomo conocimiento que el Presidente del Tribunal Arbitral se excusaba de seguir interviniendo en razón del conocimiento con la parte actora, por lo que se procedió a designar un árbitro que lo reemplazara.

Al volver a mi oficina, imaginen cual sería mi sorpresa y mi conducta posterior, al comprobar que el referido árbitro Presidente, figuraba en las Guías de Abogados, como Asesor del Estudio Jurídico que actuaba como apoderado de la parte actora, precisamente en materia de … arbitraje.

Por lo expuesto y por un principio moral y una ética profesional que me condiciona, corresponde que me aparte de cualquier función ejecutiva en el desarrollo del ejercicio, circunstancia que pedí se registrara en el Acta de aprobación de las Jornadas por parte del Directorio del TAI y que surge con claridad del art. 40 y concordantes del Reglamento Especial de las Jornadas[v][e].

Vale recordar que este Director, no solo fue el Promotor del Ejercicio, sino que fue su organizador, él que estableciera las primeras normas y quién invitara a las instituciones a participar con sus equipos y el que conformo las comisiones respectivas.

En consecuencia teniendo en cuenta la labor que he desarrollado hasta el traspaso del ejercicio al TAI, es que como forma de resguardar la imparcialidad de las Jornadas, me autoexcluí de realizar cualquier tarea en las Jornadas, que no sea de Consultoría General, siendo mi dictamen no vinculante.

En el art. 40 del Reglamento de las Jornadas dice, “que le queda vedado al referido Horacio Zapiola Pérez, realizar a partir del lanzamiento oficial, cualquier tarea ejecutiva en los Comités o de asesoramiento de los Equipos participantes, limitándose exclusivamente a tareas de Consultoría General, cuando así se lo requiera y adelantando que el dictamen que emita no será vinculante, para quién lo solicita. Carecerá asimismo del derecho de veto de las resoluciones tomadas por los órganos ejecutores.

Daniel Baremboin[vi][f], refiriéndose a su maestro Wilhelm Furtwängler[vii][g] dice: “Son muchos los músicos que hacen música igual que viven. Furtwängler trato de vivir igual que hizo música. No es precisamente cómodo. Hay que querer y poder hacerlo”[viii][h].

Cierro este editorial, parafraseando la cita anterior y es mi deseo que todos los que participamos de las Jornadas, podamos intentar vivir, igual que como hacemos el ejercicio de arbitraje. 

Hasta el número próximo. 

Horacio Zapiola Pérez

Editor – Director

zapiola@ar.inter.net



II. JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA “PRESENCIAS Y AMPLIACIONES”.

            Conforme lo exprso en el Editorial que precede, me he marginado expresamente del ejercicio y -salvo las tareas de consultoría- carezco de funciones ejecutivas de cualquier índole.

En el ejercicio entre integrantes de los Comités y los equipos participan más de 100 personas representativas de 4 países (Brasil, Perú, Uruguay y Argentina).

A partir de del pasado 20 de diciembre de 2008, todas las comunicaciones de los Presidentes de los Comités, deberán ser cursadas al Presidente del Comité de Control y Coordinación, Ingeniero Horacio Speroni, con las copias conforme se indica en el Reglamento de las Jornadas.

Las altas y bajas de los integrantes de los Comités y de los Equipos, serán comunicadas al Comité de Control y Coordinación y las mismas se pueden producir hasta el momento en que por razones organizativas se considere cerrar los listados respectivos.

Idéntico procedimiento se aplicará a las altas y bajas de los Relatores y/o Secretarios, de los Presidentes y Vicepresidentes de los Comités, como lo que respecta a los Asesores de los equipos intervinientes.

Si bien a la fecha, no han designado sus Relatores y/o Secretarios, los siguientes Presidentes y/o Vicepresidentes: (*) del COMITE DE CONTROL Y COORDINACION – UNIDAD EJECUTORA: el Ing. Fernando Amoedo, el Dr. Julio Cesar Crivelli, y el Arq. Roberto Tarzi; (*) del COMITÉ ACADEMICO: el Ing. Fernando Sastre; (*) del COMITÉ DE EVALUACION: los Dres. Fernando Macondes, José Luis Laquidara y Cecilia Fresnedo; (*) del COMITÉ DE REGLAMENTO: los Dres. Guillermo Argerich, Fernando Schweitzer y Juan Ignacio Aicega; (*) del COMITE DIGITAL: el Dr. Alejandro Ponieman, y los Ings. Horacio Afonzo y Hermenegildo Gonzalo y del (*) COMITE DE PRENSA Y RELACIONAMIENTO: el Ing. Roberto de Abelleyra, pero podrán hacerlo en cualquier momento del ejercicio, que lo entiendan necesario.

Sería beneficioso por como enriquecería el desarrollo de las Competencias, teniendo en cuenta como se encuentra previsto que sesionaran los Comités (sin desplazamiento físico); que los Dres. Fernando Macondes de Brasil, Cecilia Fresnedo de Uruguay, como también los  asesores de los equipos: de la CÂMARA DE MEDIAÇÃO E ARBITRAGEM DO INSTITUTO DE ENGENHARIA SAN PABLO BRASI; Dra. Caroline Costa y del CENTRO DE ARBITRAJE DEL CONSEJO DEPARTAMENTAL DE LIMA DEL COLEGIO DE INGENIEROS DEL PERÚ, Dr. Víctor Palomino Ramírez, (quiénes también reglamentariamente pueden designar un Secretario y un Relator), hicieran uso de la opción y designen a aquellos colegas locales que estimen idóneos a esos fines.

En este mes de enero de 2009, el Vicepresidente del Comité Académico Dr. Eduardo Zapata, ha comunicado que ha designado como Relator al Ingeniero y Abogado Dr. Felipe Rodríguez. Asimismo el Ingeniero Uribe de Argentina ha hecho conocer su deseo de incorporarse al ejercicio.

Dos (2) de los equipos han designado asesor: la Dra. Caroline Costa del equipo de la CÂMARA DE MEDIAÇÃO E ARBITRAGEM DO INSTITUTO DE ENGENHARIA SAN PABLO BRASI; y el Dr. Víctor Palomino Ramírez: CENTRO DE ARBITRAJE DEL CONSEJO DEPARTAMENTAL DE LIMA DEL COLEGIO DE INGENIEROS DEL PERÚ, mientras que los equipos del TAI y la SOCIEDAD CENTRAL DE ARQUITECTOS no han comunicado quién desempeñara esas funciones. 

Es muy importante que el COMITÉ DIGITAL, (Presidente: Ing. Jorge Algañaras, Relator de Presidencia: Analista Sistemas Rubén Biscardi, Vicepresidente 1ro: Alejandro Ponieman, Vicepresidente 2do: Ing. Horacio Afonzo, Vicepresidente 3ro., Ing. Hermenegildo Gonzalo, Vocal: Ing. Nestor Auciello, Secretario General: Ing. Jorge Buffa), teniendo en cuenta el lanzamiento del ejercicio y la necesidad de los Comités, rápidamente tome contacto con la Cámara Argentina de Comercio (vía el Dr. Argerich) quién prometió prestar su Administrador de Casos, desarrollado y colocado en la página de la Red Nacional de Centros de Mediación y Arbitraje Comercial (RNCMAC), “Programa BID – FOMIN – CAC” Cooperación Técnica no Reembolsable N° ATN/MT-6953-AR, de manera de poder a la brevedad del caso, contar con la prometida herramienta digital.

Las Jornadas representan una oportunidad única para ver la factibilidad de utilizar las nuevas tecnologías de comunicación, para llevar a cabo sesiones a distancia en tiempo real de los comités, y luego de administración del caso arbitral.

Creo muy oportuno poder contar con todos los servicios digitales que requiere llevar a cabo el proceso de arbitraje, en especial para preparar a los árbitros en el uso de la tecnología, verificar la fiabilidad del soporte técnico, como establecer que otras gestiones adicionales se necesitan disponer para el funcionamiento del sistema digital.


III.- DOCTRINA: PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DEL ARBITRAJE EN EL MERCOSUR Y DE LA RELACIÓN DE LA CIAC CON EL MERCOSUR. “” (ULTIMA PARTE)

                                                                         Por la SECCIÓN ARGENTINA DE CIAC

///viene del número 20

 

 

10.- EL SUSTENTO JURIDICO DE LA CREACION DE UNA INSTANCIA COORDINADORA A LA LUZ DEL ESTATUTO[ix][i] Y REGLAMENTO CIAC[x][ii]

Concretamente, en esta oportunidad acompañamos la propuesta de la Sección de CIAC de Paraguay y con relación a los procedimientos arbitrales que se tramiten entre personas físicas domiciliadas o con residencia habitual o personas jurídicas con establecimiento en los Estados Miembros del MERCOSUR y Estados Asociados, en el marco del Estatuto y del Reglamento de Procedimientos vigentes, proponemos la creación de una instancia coordinadora conformada por:

·         Un Comité Especial del MERCOSUR y países Asociados, que tal como lo prevé los arts. 09, 04 y 14 de los Estatutos aprobados en Miami:

·          ARTÍCULO 9.- FUNCIONES  El Consejo tendrá las siguientes funciones:  (1) Señalar las políticas de la CIAC/IACAC. (2) Elaborar su propio reglamento y aprobar los Estatutos y Reglamentos de la CIAC/IACAC. (...) (7) Aprobar el programa de trabajo de la CIAC/IACAC y ejercer las acciones que estime convenientes para realizar los objetivos de la entidad. (...) (9) Ejercer las demás funciones que le señalen los presentes Estatutos.

·         El actual ARTÍCULO 04.- FACULTADES Y DEBERES del Estatuto aprobado en 2005, indica: Para el debido cumplimiento de sus objetivos, la CIAC/IACAC podrá: (a) Establecer Secciones  en los diferentes países, brindándoles el apoyo necesario para su establecimiento y cumplimiento de los objetivos de la CIAC/IACAC. (b) Elaborar y expedir las reglas y regulaciones necesarias para poder llevar a cabo conciliaciones y arbitrajes internacionales, así como cualquier otra clase de métodos alternativos para resolución de conflictos que estuvieran dentro del marco de labores de la misma. (i) Adoptar otra medida o proponer toda clase de reforma que se considere conveniente para mejorar el sistema existente en cuanto a métodos alternativos de resolución de conflictos.

·         En concordancia con el referido art. 4, el  ARTÍCULO 14.-  FUNCIONES El Comité Ejecutivo tendrá las funciones que conforme este Estatuto le corresponde y las que le delegue o asigne El Consejo.  Sin perjuicio de las funciones que se le asignan en este Estatuto o aquellas que le señale el Consejo, corresponde al Comité Ejecutivo: (1) Aprobar el organigrama y el manual general de funciones de la CIAC/IACAC, lo mismo que adoptar las reformas y actualizaciones que sean necesarias o convenientes respecto de los mismos. (3) Proponer al Consejo la creación de los comités, comisiones o cargos que exija el buen funcionamiento de la CIAC/IACAC, con los reglamentos de sus principales funciones y sus respectivas asignaciones.

B) Un Secretario del MERCOSUR y países Asociados, y un Secretario Alterno,  dado que el art. 16.inciso 3, de los Estatutos que contempla “Los Funcionarios de la CIAC/IACAC serán: (3) Los demás que se creen de conformidad con estos Estatutos.  

Proponemos que la ORGANIZACIÓN Y FUNCIONES DEL COMITÉ ESPECIAL Y DEL SECRETARIO DEL MERCOSUR Y PAÍSES ASOCIADOS.

A) El Comité Especial del MERCOSUR y países Asociados: 

1.    Se crea por un período de seis años, periodo suficiente para el asentamiento del sistema arbitral de CIAC en el MERCOSUR.

2.    Estará integrado por el delegado principal o su respectivo suplente, de cada una de las Secciones Nacionales de los países del MERCOSUR y Estados Asociados.

3.    Se reunirá como mínimo dos veces por año, debiendo el Secretario del MERCOSUR y Países Asociados,  prever un cronograma de reuniones al comienzo del año, evitando programar  dos seguidas en el mismo país, salvo consentimiento expreso de los miembros o causales que así lo justifiquen.

4.    En su primera reunión, de entre sus miembros, se elegirá un Secretario del MERCOSUR y países Asociados y un Secretario alterno, ambos del mismo país. Serán elegidos por mayoría absoluta de votos de las Secciones Nacionales presentes de los países del MERCOSUR y Estados Asociados. A estos efectos, si no se encontraran presentes ni el delegado principal, ni el suplente de una Sección Nacional, podrán apoderar a otra  Sección Nacional presente.

5.    Actuará exclusivamente como órgano de consulta, del Secretario del MERCOSUR y Países Asociados, con relación a los procedimientos arbitrales que se tramiten entre personas físicas domiciliadas o con residencia habitual o personas jurídicas con establecimiento, en los Estados Miembros del MERCOSUR y Estados Asociados.

B) El Secretario del MERCOSUR y países Asociados y el Secretario alterno.

(a)     Serán  elegidos por el Comité Especial del MERCOSUR y Países Asociados, por mayoría absoluta de votos de las Secciones Nacionales presentes de los países del MERCOSUR y Estados Asociados. A estos efectos, si no se encontraran presentes ni el delegado principal, ni el suplente de una Sección Nacional, podrán apoderar a otra  Sección Nacional presente.

(b)      Durarán un año en sus funciones y podrán ser reelegidos por una única vez, con la finalidad de que el cargo vaya rotando entre los distintos países de la región.

(c)     La Secretaría del MERCOSUR tendrá su sede en la ciudad de la Sección Nacional  de CIAC, a la que pertenezcan  el Secretario y el Secretario alterno elegidos.

(d)     A los fines de su instalación y organización, se prevé sugerir que, en una primera oportunidad,  la Dirección General, realice un adelanto de fondos para el funcionamiento de la Secretaría. El adelanto será devuelto con fondos genuinos que produzca la Secretaría o través de la participación  en la Tasa Administrativa, que oportunamente se acuerde con la Dirección General, en aquellos  asuntos en que la Secretaría del MERCOSUR tenga participación exclusiva.

(e)     Actuará exclusivamente con relación a los procedimientos arbitrales que se tramiten entre personas físicas domiciliadas o con residencia habitual o personas jurídicas con establecimiento,  en los Estados Miembros del MERCOSUR  y  Estados Asociados.

(f)       El Secretario del MERCOSUR y países Asociados tendrá  las siguientes funciones, las que en caso de ausencia o impedimento serán ejercidas por el Secretario alterno:

1)       Recibir  las notificaciones por las que se recurra al arbitraje, directamente,  por conducto de la Sección Nacional  del domicilio, residencia habitual o establecimiento del demandante, o través  de la Dirección General  (art. 3.5 del Reglamento de Arbitraje de CIAC)  y  el adelanto de gastos (art. 6.1 del Procedimiento Administrativo).

2)       Conferir los traslados que corresponda hasta la constitución del Tribunal.

3)       Recibir la contestación de la demanda arbitral, en los casos en que el Tribunal no se encuentre  todavía constituido (arts. 3 y 15).

4)       Mantener copia actualizada de  las listas de árbitros que obran en poder de la Dirección General, (art. 1 del Procedimiento Administrativo) a fin de tenerlas a disposición de las Secciones Nacionales del MERCOSUR y Países Asociados.

5)       Si las partes así lo solicitan, designar los árbitros, conciliadores o amigables componedores, que corresponda efectuar a CIAC, elegidos de las listas obrantes en poder de la Dirección General, previa consulta a dos miembros del Comité Especial, que no correspondan a los Estados del domicilio, residencia habitual o establecimiento de las partes  Si existiese acuerdo de las partes, se nominarán árbitros de las listas de CIAC, correspondientes a países del MERCOSUR o Asociados.

6)       Integrar en forma necesaria el comité nominador de árbitros de CIAC, conjuntamente con las autoridades previstas en el art. 2. del Procedimiento Administrativo, en los procedimientos arbitrales en que intervenga, cuando las partes no hayan solicitado que la nominación sea efectuada por el Secretario del MERCOSUR y Países Asociados.

7)       Requerir  al comité de designación de árbitros de CIAC, la nominación de los que se requieran en los procedimientos en que intervenga, cuando las partes no hayan solicitado que la nominación sea efectuada por el Secretario del MERCOSUR y Países Asociados.

8)       Comunicar a la Dirección General o a las autoridades que correspondan de CIAC,  todo requerimiento o notificación,  que se reciba  o que se curse en los procedimientos arbitrales en que intervenga.

9)       Prestar  el apoyo necesario a la Sección Nacional de CIAC, que como sede del arbitraje, tenga  a su cargo las funciones secretariales del Tribunal Arbitral (art. 5 del Procedimiento Administrativo).

10)   Requerir, cuando lo estime conveniente, copia íntegra de lo actuado por los Tribunales  Arbitrales, conformados con su intervención.

11)   Gestionar su participación como miembro, observador o invitado, en aquellos organismos que entienda conveniente estar representado,  como el  Foro Consultivo Económico y Social del MERCOSUR y la Reunión de Ministros de Justicia del MERCOSUR.

12)   Organizar cursos y seminarios de capacitación especialmente para los árbitros que figuren en las listas de los países miembros, por lo menos una vez al año.

13)   Propender a la aplicación e interpretación uniforme de las normas del MERCOSUR y de las que rijan en la región, a través de los cursos  y seminarios que organice, de elaboración de papeles de trabajo, consultas, publicaciones  y otros medios que resulten apropiados.

14)   Asesorar en forma permanente por sí o por medio de las Secciones Nacionales a todos aquellos que en cualquier carácter deban poner en funcionamiento los procedimientos de CIAC, como así también durante su desarrollo.

15)   Desarrollar un sistema de capacitación o entrenamiento para árbitros y letrados, que sin formar parte de las Secciones Nacionales, estén interesados en su estudio y práctica, como también utilizar métodos de evaluación para aquellos cursantes que lo deseen, lo que permitirá integrar listas de árbitros para las Secciones Nacionales. Se adjunta un plan de estudio tentativo.

11.- REFLEXIONES A MODO DE CONCLUSION

Como hemos señalado en el transcurso del trabajo, el debate sobre el diseño institucional de un proceso de integración implicaría una discusión mucho más amplia que involucre temas como el modelo de desarrollo o de metodología a implementar.

En esa línea lo que se ha reseñado, es como una visión fotográfica, en donde seguramente encontraremos un conjunto de déficit que no han sido desarrollados convenientemente.

A su vez la dinámica actual del proceso presenta un escenario complejo y contradictorio en el que se entrecruzan cambios en la estructura institucional del MERCOSUR, con un incremento de espacios de participación, muchas veces en forma simultanea y/o paralela, que puede desbordar el esquema presentado.

Hemos sostenido que es necesaria la participación activa de todas las secciones nacionales y que los esfuerzos espontáneos, si bien permiten situaciones favorables como la presente, corren serios riesgos de diluirse en el conjunto de la indiferencia.

         Bregamos porque el presente sea el despertar de las integrantes de CIAC y que se trascienda de la mera articulación de agendas para las reuniones anuales a la construcción de un proyecto “acordado” (del latín accordare de a = proximidad y cordis = corazón. Es decir "Unir los corazones") que identifique aquella área concreta en la cual se pueda desarrollar una gestión común de integración y que al mismo tiempo contenga transparencia organizativa, participación activa de todos las secciones y rigor científico que supere la lógica del facilismo intelectual.

Estamos convencidos que a la Comisión le espera un papel trascendente que responda a los fines buscados por nuestros dignos predecesores, como forma de garantizar a los potenciales usuarios la confiabilidad de sus servicios.

Como colofón de este trabajo, nuestro ferviente apoyo a la propuesta de la Sección Paraguaya, con la secreta esperanza de que como dice Pedro Henriquez Ureña, “Nuestra América se justificará ante la humanidad del futuro cuando, constituida en magna patria, fuerte y próspera por los dones de la naturaleza y por el trabajo de sus hijos, del ejemplo de la sociedad donde se cumple la emancipación del brazo y de la inteligencia[xi][iii]”.

Reiteramos nuestra apuesta en la confiabilidad y trascendencia de la Comisión y aspiramos a que la misma, rápidamente sea un referente obligado del arbitraje, constituyéndose en un verdadero soporte para la integración y la paz de nuestras naciones.

Por todo ello es que la Sección Argentina de CIAC, desde siempre ha elegido como norte a la verdad, pues como señalo en 1977 el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI: “(…) En el mundo de hoy el argumento “verdad” ha casi desaparecido porque parece demasiado grande para el hombre, y sin embargo, si no existe la verdad todo se hunde.(…)[xii][iv]

 

                                                                             SECCION ARGENTINA de la

                                                                      COMISION INTERAMERICANA DE ARBITRAJE COMERCIAL

Derechos reservados. Se autoriza su publicación con cita de la fuente.[xiii][v]




IV.- JURO POR APOLO MÉDICO, POR ASCLEPIO, HIGIEA Y PANACEA... LA EPIDEMIA DE FIEBRE AMARILLA DE 1871 EN BUENOS AIRES.[xiv][ii] (ULTIMA PARTE)

                              POR EL GENERAL DE DIVISIÓN (R) EVERGISTO DE VERGARA

///viene del número 20:

 

Entre los trabajos realizados, se hicieron 100 nuevas veredas donde antes no existían; se blanquearon con cal las casas de los propietarios que no tenían medios para hacerlo; se desinfectaron gratuitamente las letrinas; se empedraron veinte nuevas cuadras “que no hace mucho eran profundos pantanos, depósitos de aguas fluviales, y poderosos ajentes en contra de la higiene pública”, y que hoy diríamos además que eran el caldo propicio para la reproducción de los mosquitos trasmisores de la fiebre amarilla. Las entradas de los vehículos a las casas se hicieron de piedra, y se evitó que las aguas no formasen pantanos, lo que era común hasta la llegada de esta Comisión de Higiene.

El informe se congratula de la forma en que cambió radicalmente las condiciones de limpieza de los conventillos y casas de inquilinato; agrega que en la parroquia hay 86 casas de este tipo, dando su ubicación; los vecinos que colocan avisos sobre las paredes son multados con 50 pesos por cada cartel, para que las paredes “no presenten engrudo y papel multicolor”. A tal efecto, se colocaron “tablillas avisadoras” en los “parajes más públicos de la parroquia”. El maestro Prudencio García cobró 1200 pesos por la colocación de escalones de piedra en las veredas de Florida y Maipú. Se reconstruyeron paredes, y se colocó un puente giratorio en la esquina de Paraguay y Florida, que costó 20.000 pesos. Se mejoraron las plazas públicas del Retiro y Libertad. Se colocaron faroles de gas en las calles de Artes entre Charcas y Santa Fe. Dice el informe que “La luz en este parage es de una necesidad indispensable, pues los hechos criminales, que amparados por la sombra, se han perpetrado y pueden perpetrarse, desaparecerían desde el momento que la indicación de la Comisión fuese atendida.”     

Epílogo

Así terminó esta tragedia. En 1881, el médico cubano de origen irlandés Carlos Finlay avanzó en la hipótesis que la fiebre amarilla era trasmitida por la picadura del mosquito. Su teoría fue verificada en 1901 debido al trabajo de varios investigadores, en especial el bacteriólogo  estadounidense Dr.  Walter Reed, que probó que  la enfermedad era causada por un virus trasmitido por el mosquito Aëdes aegypti. Pero el héroe fue el soldado estadounidense John R. Kissinger, que se ofreció voluntariamente, con grave riesgo de su vida, le fuera inoculada la enfermedad, realizándose en su cuerpo las observaciones y estudios que permitieron luego obtener una vacuna contra el flagelo. En 1939, el médico sudafricano Max Theiler desarrollo una vacuna que confiere inmunidad a la enfermedad. Así se encontró explicación a las observaciones empíricas hechas por los médicos en años anteriores. No eran las miasmas la causa de la fiebre amarilla. Eran los mosquitos de las zonas bajas próximas a los ríos y mares.

Las obras de salubrificación (se entendía por este término obras de desagüe, cloacas, aguas corrientes y adoquinado) de la ciudad de Buenos Aires se inauguraron el 15 de Mayo de 1874, a las 12:00 horas, en una reunión que se hizo en el Establecimiento de Bombas en el bajo de la Recoleta. El servicio de agua potable en la ciudad de Montevideo había sido inaugurado 1l 18 de Julio de 1871.[xv][i] 

            Así terminó esta tragedia que costó a Buenos Aires 16.000 víctimas, más del 8% de la población.[xvi][ii]. La mayor parte de ellas tuvo lugar en los barrios de San Telmo y Monserrat que era el centro de Buenos Aires, y en los barrios cercanos al Riachuelo, que eran los más bajos y húmedos y por lo tanto, propicios para la proliferación de mosquitos. Vemos durante el transcurso de esta epidemia, el sacrificio desinteresado de los vecinos, que trataron con sus conocimientos precarios de la época aliviar el sufrimiento de los enfermos, creó un espíritu de ciudad y reforzó el sentimiento de nacionalidad ya probado en los campos de batalla. Murieron varios médicos de renombre como el  Dr. Cirujano Principal Coronel del Ejército D. Francisco Javier Muñiz,  el Dr. Cirujano Mayor del Ejército D. Caupolicán Molina, ambos de destacada actuación en la Guerra del Paraguay, los doctores Adolfo Argerich, Ventura Bosch, Sinforoso Amoedo, Guillermo de Zapiola y Vicente Ruiz Moreno.

           Vuelvo a la colérica nota del vecino D. Santiago Albarracín. Es cierta y actual, pero mantiene la esperanza de persistir en la lucha. Y así fue como menos de 10 años después, la Argentina estuvo en manos de estadistas que la elevaron a los primeros lugares del mundo. Los problemas eran mas o menos similares a los de hoy: una situación económicamente agobiante por las deudas contraídas insertada en una crisis internacional, a lo que se sumaba la revuelta interna en algunas provincias. Pero llegó una clase política de estadistas, es decir aquellos prohombres cuya ambición no era mantenerse en el poder, sino que su desvelo era el bienestar de la Nación. El primero de ellos un hombre de pequeña talla y aspecto débil, Nicolás Avellaneda, que no prometió a sus compatriotas vivir sin trabajar. Muy por el contrario, su acción de gobierno puede ser resumida en la conocida expresión: “La República puede estar dividida hondamente en partidos internos; pero no tiene sino un honor y un crédito, como solo tiene un nombre y una bandera ante los pueblos extraños. Hay dos millones de argentinos que economizarán hasta sobre su hambre y sobre su sed, para responder en una situación suprema a los compromisos de nuestra fe publica en los mercados extranjeros”. [xvii][iii] le siguieron otros estadistas, como el piloto de tormentas Carlos Pellegrini, y el General Julio A. Roca,  que conquistó al desierto en 1870 y luego como Presidente en las dos oportunidades que ejerció el cargo, fortaleció al país hasta hacerlo uno de los más poderosos del planeta.

 

Lejos estuvieron estos prohombres de culpar a otros presidentes que los habían antecedido, o echado la culpa a anteriores ministros de Economía, o achacado sus males a herencias de setenta años antes en 1810, o treinta años antes en 1850. Al decir de alguien, “se habían hecho cargo del fusilamiento de Liniers hacia acá”. No los guiaba otra preocupación que la Patria y la felicidad de sus habitantes.   Y lo lograron de tal suerte, que en 1919, la edición de la Enciclopedia Espasa decía de la Argentina: Argentina (República): Estado dela América del Sur, lindante con Bolivia, Paraguay [........] Todo hace creer que la República Argentina está llamada a rivalizar con los Estados Unidos de la América del Norte, tanto por la riqueza y extensión de su suelo como por la actividad de sus habitantes, y en el desarrollo e importancia de su industria y comercio, cuyo progreso no puede ser más visible.

Nada fue fácil. Hay que tomar ejemplo. Queda mucho por hacer. Pero en tanto esperamos a la generación de estadistas, sería bueno que las actuales autoridades de la Ciudad de Buenos Aires restaurasen el monumento erigido en memoria de los médicos que murieron cumpliendo su deber en esta epidemia, para que sirva de ejemplo a las presentes y futuras generaciones de argentinos. Se encuentra emplazado en la Plaza Ameghino, frente al Hospital Muñiz.

Honor a esos médicos.

                                                                           Evergisto de Vergara

    fc131@hotmail.com

 



 



[i][a] El contenido de los artículos firmados que se publiquen en este Newsletter, serán responsabilidad de sus autores y no constituirán un documento oficial del TAI y/o CAI y tampoco se la puede catalogar como opinión favorable del TAI y/o CAI.

[ii][b]  El Dr. Sergio Le Pera, es –a mi criterio y con relación a las reglas del TAI- es uno de los pocos abogados argentinos en condiciones de llevar adelante un caso arbitral internacional, con total probidad e idoneidad. Tengo el mismo concepto acerca de María Blanca Noodt Taquela.

[iii][c] ARTÍCULO 13. IMPARCIALIDAD E INDEPENDENCIA DE LOS ÁRBITROS, DIRECTOR DE PROCEDIMIENTO y SECRETARIO. 1.) Los Árbitros deben ser imparciales, independientes, idóneos profesionalmente en el tema para el cuál han sido nominados y disponer de tiempo suficiente para atender el arbitraje en forma preferente. 2.) Los Árbitros, al aceptar la nominación, deben hacer saber su independencia sin reservas con respecto a las partes o bien manifestar al Director de Procedimiento cualquier circunstancia que pudiera dar lugar a dudas respecto a su imparcialidad o independencia, como también comunicar su disponibilidad para conducir el arbitraje de conformidad con este Reglamento. 3.) Si en cualquier etapa del arbitraje surgieran circunstancias que pudieran suscitar dudas respecto a su imparcialidad o independencia, los Árbitros deben comunicarlas sin demora a los demás miembros del Tribunal Arbitral, a las partes y al Directorio del Tribunal Arbitral de las Ingenierías.  4.) Los Árbitros deben abstenerse de tener comunicación directa o indirecta con una de las partes, testigos u otras personas vinculadas con el arbitraje, sin la presencia de todas las partes. No obstante, si la comunicación se realizare, deberán informar inmediatamente a las partes y a los demás Árbitros. 5.) Si por cualquier motivo profesional, académico o social, los Árbitros estuvieren en contacto con alguna de las partes o sus representantes, deberán comportarse con la circunspección que la otra parte desearía observen. ARTÍCULO 18. RESPONSABILIDAD DE LOS ÁRBITROS 1.) Los miembros del Tribunal Arbitral, incluidos el Director de Procedimiento y el Secretario del Tribunal, serán responsables por su actuación en el arbitraje ante las partes y ante el Tribunal Arbitral de las Ingenierías, (TAI) del Centro Argentino de Ingenieros, solamente por actos cometidos u omisiones incurridas con dolo o negligencia .2.) Las partes intervinientes, los miembros del Tribunal Arbitral, el Director de Procedimiento, el Secretario del Tribunal y cualquier persona física o jurídica que se vincule a un proceso arbitral en los términos de este Reglamento, no podrán realizar reclamos patrimoniales o extra patrimoniales, relacionados con el proceso arbitral, contra el Tribunal Arbitral de las Ingenierías (TAI), el Centro Argentino de Ingenieros, sus directivos, ni su personal. 3.) El desempeño de las funciones de Árbitro, Director de Procedimiento y Secretario del Tribunal, constituye ejercicio profesional y se halla sometido al régimen que en materia de ética rige en el marco legal de las respectivas profesiones.

[iv][d] Cuenta Plutarco en Vidas paralelas, que Publio Clodio Pulcro estaba tan enamorado de Pompeya, la mujer de Julio César, que durante la fiesta de <la Buena Diosa> –a laque únicamente podían asistir mujeres– Clodio ingresó en la casa de César disfrazado de ejecutante de lira. Al ser descubierto, fue juzgado y condenado. Luego, César amonestó a Pompeya, a pesar de estar seguro de que ella no tenía culpa, afirmando que no le agradaba el hecho de que su mujer fuera objeto de sospecha, porque no basta que la mujer del César sea honesta. También tiene que parecerlo.

[v][e] ARTICULO 40: Teniendo en cuenta la labor desarrollada por el Dr. Zapiola Pérez hasta la fecha del lanzamiento oficial de las “Jornadas” y siendo que el mencionado, ha sido no solo el promotor del evento, sino que desarrollado <la Primera Etapa> Organizativa, invitado a quiénes integran los Comités y escrito el Reglamento Especial, es que, como forma de resguardar la trasparencia, la imparcialidad y la independencia de las “Jornadas”, es que le queda vedado al referido Horacio Zapiola Pérez, realizar a partir del lanzamiento oficial, cualquier tarea ejecutiva en los Comités o de asesoramiento de los Equipos participantes, limitándose exclusivamente a tareas de Consultoría General, cuando así se lo requiera y adelantando que el dictamen que emita no será vinculante, para quién lo solicita. Carecerá asimismo del derecho de veto de las resoluciones tomadas por los órganos ejecutores. ARTICULO 41: Sin perjuicio de lo expuesto en el artículo 40 y como forma de privilegiar la igualdad y paridad de <la Competencia>, es que siendo Horacio Zapiola Pérez, el Redactor del RATAI, del Estatuto del Tribunal Arbitral de las Ingenierías y de este Reglamento Especial, es que expresamente queda facultado a dar cursos de formación y/o capacitación y/o mejoramiento arbitral a los equipos inscriptos en las “Jornadas”, que así lo requieran. ARTÍCULO 68: El “Comité de Reglamento” es la única instancia facultada para interpretar las disposiciones contenidas en el presente Reglamento y deberá para ello pedir en forma previa dictamen el “CONSULTOR GENERAL”. El referido dictamen no será vinculante para la decisión del Comité.

[vi][f] El Director de orquesta y pianista Daniel Baremboin, nació e15 de noviembre de 1942 en Buenos Aires. Argentino de familia judía de origen ruso, nacionalizado israelí y español, y con la ciudadanía palestina. Logró la fama como pianista, aunque con posterioridad ha obtenido gran reconocimiento como director de orquesta. Estudio en Salzburgo con Igor Markevitch y conoció a Wilhelm Furtwängler para quien tocó el piano, quien hizo excepcionales elogios al joven pianista, que no eran sino la reciprocidad de la admiración que Barenboim le mantiene hasta hoy, jamás imitándolo pero sí aceptando su inspiración, que se trasunta en
sus versiones de las sinfonías de Beethoven y en las óperas de Wagner. En 1955 estudió armonía y composición con Nadia Boulanger en París. El debut de Barenboim al piano se produjo en el Mozarteum de Salzburgo, Austria en 1952. Su debut como director de ópera tuvo lugar en 1973 con la representación del Don Giovanni de Mozart en el Festival de Edimburgo. Su carrera ha estado en continuo ascenso. Su compositor favorito es Wagner. Es recordada su actuación cuando Barenboim iba a interpretar en un principio el primer acto de
<La Walkiria>  con tres cantantes, entre los que se encontraba el tenor español Plácido Domingo. Sin embargo, las protestas de los supervivientes del holocausto y del gobierno israelí forzaron a la organización del festival a buscar un programa alternativo. Barenboim accedió a sustituir la pieza "ofensiva" por composiciones de Schumann y Stravinski, aunque no sin mostrar su desacuerdo con la decisión. Así, finalizado el concierto, declaró que en el bis iba a interpretar una pieza de Wagner, invitando a aquellos de los presentes que tuvieran alguna objeción a abandonar la sala.

[vii][g] Furtwängler nació en Berlín, en el seno de una eminente familia. Su padre Adolf era arqueólogo, su madre pintora y su hermano Philipp matemático. La mayor parte de su infancia la pasó en Munich, donde su padre enseñaba en la universidad. Recibió educación musical desde muy pequeño y desarrolló un temprano amor por la música de Beethoven, compositor al que permaneció estrechamente ligado durante toda su vida. A los veinte años, en el tiempo que Furtwängler debutaba en la dirección, había ya compuesto varias obras musicales. En su primer concierto, dirigió <la Orquesta Kaim> (hoy Orquesta Filarmónica de Munich) en <la Sinfonía nº 9 de Anton Bruckner. Seguidamente obtuvo puestos de dirección en diversos teatros de Munich, Lübeck, Mannheim, Fráncfort del Meno y Viena, antes de asegurarse un empleo en <la Staatskapelle de Berlín y en la Ópera de Berlín (sucediendo a Richard Strauss) en 1920, y en 1922, en <la Orquesta del Gewandhaus de Leipzig (donde sucedió a Arthur Nikisch) y también en la prestigiosa Orquesta Filarmónica de Berlín. Posteriormente se convirtió en director musical de <la Orquesta Filarmónica de Viena, del Festival de Salzburgo y del Festival de Bayreuth, considerado como el puesto más importante que podía lograr un director en Alemania en aquella época. Furtwängler es muy famoso por sus interpretaciones de Beethoven, Brahms, Bruckner y Wagner. Sin embargo, también apoyó la música del siglo XX y fue conocido por dirigir obras bastantes modernas, como el Concierto para Orquesta de Béla Bartók. Acusado de nazi, Furtwängler dijo: "Yo sabía que Alemania se encontraba en una terrible crisis; me sentía responsable por la música alemana, y que era mi misión el sobrevivir a esta crisis, del modo que se pudiera. La preocupación de que mi arte fuera mal usado como propaganda ha de ceder a la gran preocupación de que la música alemana debía ser preservada, que la música debía ser ofrecida al pueblo alemán por sus propios músicos. Este público, compatriota de Bach y Beethoven, de Mozart y Schubert, aun teniendo que vivir bajo el control de un régimen obsesionado con la guerra total. Nadie que no haya vivido aquí en aquellos días posiblemente pueda juzgar cómo eran las cosas. "¿Acaso Thomas Mann [quien fue crítico de las acciones de Furtwängler] realmente cree que en <la Alemania> de Himmler a uno no le debería ser permitido tocar a Beethoven? Quizás no lo haya notado, pues la gente lo necesitaba más que nunca, nunca antes anhelaba tanto oír a Beethoven y a su mensaje de libertad y amor humano, que precisamente estos alemanes, que vivieron bajo el terror de Himmler. No me pesa haberme quedado con ellos." Además de Baremboin, recibió el apoyo del violinista Sir Yehudi Menuhin,  quién después de una investigación personal sobre Furtwängler - comenzó a apoyarlo y tocó junto con él.>>>>

[viii][h] Para ampliar “El Sonido es Vida, el Poder de <la Música>” Daniel Baremboin. Editorial Norma y también en ADNCULTURA <LA NACION>, sábado 3 de enero de 2009, pag. 14.

[ix][i] “Estatuto de la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC/IACAC)”. Para su consulta ver cita 44 de este glosario.

[x][ii] Reglamento de Arbitraje de la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC/IACAC). Para su consulta ver cita 44 de este glosario.

[xi][iii] Ver en “Patria de Justicia en Plenitud de América ”Ensayos Escogidos, Pedro Henriquez Ureña, Buenos Aires. Peña del Giudice Editores. 1952.

[xii][iv] Ampliar en “Mi Vida” Cardenal Joseph Ratzinger (Hoy Benedicto XVI). Editorial Encuentro, 1977, pag. 130.

[xiii][v] El presente trabajo y parte de los artículos que se citan en el mismo, (aquellos que se encuentren en formato digital) se podrán consultar en los siguientes sitios web: (*) Cámara Argentina de Comercio <www.cac.com.ar>; (*)  Red Nacional de Mediación y Arbitraje <www.cac.com.ar/redmedyar/> y (*) Tribunal Arbitral de la Ingenierías  del Centro Argentino de Ingenieros <www.cai.org.ar>  o <http://ctaico.blogcindario.com/>.

 

[xv][i] Diplomas y constancias obrantes en AdremCorporación Industrial S.A, José Pedro Varela 3576, Buenos Aires, empresa argentina dedicada a la potabilización y tratamiento de aguas,  al tratamiento de efluentes domiciliarios,  y de efluentes industriales líquidos y gasesosos.

[xv][ii] José María Rosa, “Historia Argentina”, Ediciones Oriente S.A., Buenos Aires, 1969, Tomo 7, página 246.

 

[xvii][iii] Hugo Jose Santas, “Una Política Exterior Argentina – 1862-<1914”>, Ed Hispamérica, Buenos Aires, 1987, páginas 113/114. 

 

 

 

Bibliografía:

 

“Muerte en Buenos Aires”, de Scenna. Trata sobre la fiebre amarilla, y fue publicado hace 15/20 años.

 

Circumil, “Francisco Javier Muñiz”