Newsletter TAI

                                                                              Buenos Aires, 30 de octubre de 2008

Correo Quincenal

Año I. Numero 15

                                                                       Editor - Director: Horacio R. Zapiola Pérez

                                                                                              (zapiola@ar.inter.net)

 

Presidente Ejecutivo: Ing. Horacio Speroni. <hsperoni@fbertel.com.ar

Presidente Com. Sitio Web Oficial: Ing. Jorge Algañarz.

Sitio Web Oficial:  <www.tai.org.ar>

 

Corresponsales:

Ing. Jorge Donaye U., Lima, Perú, <donayre.jorge@gmail.com

Dr. Fernando Macondes, San Pablo, Brasil.  <fernando@mrrlaw.adv.br>

Dr. Guillermo Pereyra, Salta, NOA, Argentina. <guillermopereyra_salta@hotmail.com>

 

 

Estimado Lector:

                               Ponemos en circulación este Correo Quincenal para todos los interesados en el arbitraje y otros métodos alternativos de resolución de conflictos, especialmente para aquellos que se desenvuelven en el ámbito de las ingenierías.

                               En este número se le cursa nuevamente a los suscriptores únicamente por el sistema de correo electrónico, que sabemos que tiene algunos inconvenientes, pero muchas más ventajas comparativas.

                               (#) Para una lectura adecuada este correo preferente hágalo desde Programa Outlook Express, (vaya a formato, luego a texto enriquecido), que le permitirá su archivo correspondiente mediante el Programa Explorador de Windows. Ante cualquier inconveniente avísenos claudia@cai.org.ar y se lo enviaremos en formato Word.                        

                               Recuerde que puede consultar los números anteriores en la pagina www.tai.org.ar.

                               Saludamos muy atentamente.

 

HORACIO ZAPIOLA PEREZ

Editor - Director

Si Vd. desea no recibir más el Newsletter TAI o desea agregar nuevos destinatarios para esta distribución, rogamos enviar las direcciones de correo a: DIGÓN Claudia (CAI) (claudia@cai.org.ar) que amablemente colabora con nosotros.

 

Este es un e-mail directo, legal, libre de virus y que consideramos de su interés, debido a que Ud. tiene relación o se ha contactado alguna vez con este Tribunal Arbitral.
De acuerdo con la nueva Ley Argentina Nº 26.032, cuyo texto se encuentra en:

  http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/107145/norma.htm ,

La libre distribución este e-mail está autorizada por tratarse de propósitos de información.

 

 

 

              Índice

      

      i.) Editorial: “Continuando con la Moral, pivoteando sobre la Dignidad Humana y el Criterio". Por Horacio Zapiola Pérez 

      ii.) Jornadas Internacionales Participativas A Modo De Competencia “Tribunales De Arbitraje De La Ingeniería” Desarrollo De Un Caso Arbitral Sobre Un Caso Arbitral Internacional: "Buenas Señales que Alientan la Realizacion del Ejercicio".

      iii.) Doctrina: A escolha dos árbitros especializados e a produção de provas na arbitragem” (Conferencia prevista en el “2do. Congreso Internacional de arbitraje en la Ingeniería, 7 y 8 de agosto de 2008, San Pablo, Brasil”) (Quinta Parte). Por Horacio Zapiola Pérez

      iv.) Reglamento de Arbitraje: Reseña comparativa entre el Reglamento del TAI y otros instrumentos similares. Hoy, el Art. 11, Medidas Cautelares, en el Reglamento de Arbitraje del TAI

      v.) Casos y Ejemplos PrácticosEscrito Solicitando una Medida Cautelar en un Proceso de Ejecución de Laudo Arbitral

        vi.) Concurrencias:  " A Modo De Anticipo III Congreso Anual de Arbitraje, Organizado Por CARAT””.

 


I.- EDITORIAL: “CONTINUANDO CON LA MORAL, PIVOTEANDO SOBRE LA DIGNIDAD HUMANA Y EL CRITERIO”.

La tecnología o la economía son áreas del quehacer humano que últimamente no se rigen por valores, sino parecieran indicar sus realizaciones simplemente por la viabilidad de sus proyectos.

Ello se debe a que, se presenta como nuevo parámetro a lograr a la “eficacia”, circunstancia que altera las variables que operan sobre los procesos de enseñanza y de aprendizaje, obligándolos a que se equiparen en sus propósitos, a niveles de control y racionalidad similares a los que se verifican en los procesos industriales.

La sociedad en su conjunto no alcanza a reparar el daño que le ocasiona la pérdida de los “valores únicos”, hasta el momento en que sufre las consecuencias de tal proceder.

No se percata (la sociedad) que para conseguir transformar a los individuos que la componen en verdaderos “seres humano”, no se puede ni debe relegar a un segundo plano, el aprendizaje de los “valores morales”, puesto que , son estos los que hacen del “homo sapiens” un “ser humano”.

El tema de los valores, constituye verdaderamente un problema sin resolver, precisamente en su acepción etimológica, ya que problema significa: lo que se nos presenta enfrente, en forma inesperada y nos reclama una respuesta.

Creo que la respuesta a dar y no temo equivocarme, dejar de lado el “relativismo” y principiar por considerar único y fundamental, “al valor dignidad humana”.

Y agrego, ha llegado la hora de volver a instaurar al “criterio” como fuente del actuar humano bueno, apegado a la conciencia y a los valores y que perfecciona al ser humano en función de su autoconocimiento para la adquisición de una correcta jerarquía de valores.

El criterio –vocablo que proviene del griego que designaba a la criba o cedazo-, es la capacidad del ser humano para juzgar su entorno, para discernir lo conveniente de lo inconveniente, lo benéfico de lo nocivo, separando lo justo de lo injusto, lo bueno de lo malo, lo verdadero de lo falso.

Sobre el “criterio” pivotéa toda la axiología, pues es la que permite que el individuo tenga capacidad crítica y electiva.

Sin criterio las jerarquías axiológicas personales corren el riesgo de contravenir el bienestar familiar y social. Con criterio, por el contrario, es posible el diálogo, el entendimiento incluso intercultural y la tolerancia mutua.

Si bien es cierto nadie nace preparado para vivir en una sociedad de humanos, el adiestramiento técnico-profesional, indispensable a tales fines, debe ir acompañado de aprendizajes morales, puesto así como sin valores no hay educación, así también sin dignidad humana no hay valores

El valor se aprende porque éste, aparece atractivo y nos mueve o impulsa a su realización y nos predispone a la recta valoración de la realidad que nos circunda, porque al ser humano no se le puede entender si no es en su entorno, en la red de relaciones que establece con los demás.

Entender por tanto al “criterio”, como una actitud ética, nos liberara de un intelectualismo que nos fija en lo inmediato y producirá sin lugar a dudas, la empatía, el diálogo, la capacidad de escucha y de atención al otro, en fin en personas responsables y trascendentes. Es que sí algo vale realmente,”yo y la sociedad lo elegimos”.

Puede que -frente a lo expuesto-, “la moda” haya sustituido al criterio, como la “criba” que permite a muchas personas a valorar su realidad.

Puede incluso que ciertos ambientes en que nos movemos, o desarrollamos nuestro quehacer diario, nos desalienten con su banalidad, pero ellos constituirá el mejor reto y la mayor esperanza de que estamos en buen camino.

Hasta el número próximo. 

Horacio Zapiola Pérez

Editor – Director

zapiola@ar.inter.net 


II. JORNADAS INTERNACIONALES PARTICPATIVAS A MODO DE COMPETENCIA “TRIBUNALES DE ARBITRAJE DE LA INGENIERIA” DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL SOBRE UN CASO ARBITRAL INTERNACIONAL: “BUENAS SEÑALES QUE ALIENTAN LA REALIZACION DEL EJERCICIO”.

Nos estamos acercando a la posibilidad de cierta que las Jornadas se conviertan en una realidad y pasemos de la llamada “Planificación Operativa” a la faz de “Puesta en Marcha del Ejercicio”.

El esfuerzo puesto de manifiesto por este Newsletter, permite avizorar que con la colaboración de las entidades invitadas y de los amigos que hemos convocados, podremos pasar a la segunda etapa prevista y sujeta al cumplimiento de la primera de Planificación Operativa, que consistía en tener “masa crítica” en donde funcione el ejercicio pedagógico delineado y al que solo se puede acceder por invitación institucional de este Newsletter.

Bueno es señalar, que toda la tarea pre organizativa (diseño, organización e invitaciones a comités y equipos, preparación del Reglamento General tentativo), está a cargo únicamente del Editor – Director del Newsletter, quién asume la total responsabilidad emergente de la presente de etapa.

ESTADO ACTUAL DE LA ETAPA DE PLANIFICACION

Ya se han inscripto 3 equipos de los 6 equipos invitados (el del Tribunal Arbitral de las Ingenierías, el de la Sociedad Central de Arquitectos, ambos de argentina y el de la Câmara de Mediação e Arbitragem do Instituto de Engenharia, de San Pablo, Brasil).

En la misma línea se han integrado los 5 comités previstos en esta etapa de “Planificación Operativa”, a saber:

Comité de Control y Organización: Presidente: Ing. Horacio Speroni, Vicepres. 1ro. Ing. Vicepres. 2do. Dr. Julio C. Crivelli, Vicepres 3ro. Arq. Roberto Tarzi.

Comité Academico: Presidente: Ing. José Ma. Marquina, Vicepres. 1ro. Jorge Donayres O., Vicepres. 2do. Dr. Eduardo Zapata, Vicepres 3ro. Ing. Fernando Sastre.

Comité Digital: Presidente: Ing. Jorge E. Algañaraz, Vicepres. Dr. Alejandro Ponieman.

Comité de Reglamentos: Presidente: Dr. Guillermo Argerich, Vicepres. 1ro.: Dr. Jesús Moreno M., Vicepres. 2do. Dr. Guillermo Pereyra.

Comité Evaluación: Presidente: Dra. María Noodt Taquela, Vicepres. 1ro.: Dr. Fernando Macondes, Vicepres. 2do. Dr. José Luis Laquidara.

Comité Prensa y Difusión: Presidente: Ing. Pablo Arrechea.

            Finalmente me encuentro preparando el Reglamento Tentativo de las Jornadas.

Si bien cada comité podrá darse su propia normativa de trabajo, en principio siguiendo lo estatuido por el Reglamento de Arbitraje del TAI, los integrantes de los mismos evitaran reunirse, resolviendo todas las cuestiones que le sean pertinentes, en forma digital.

Tambien hago saber que en caso de concretarse las Jornadas el suscripto quedará inhibido para ocupar cargo alguno en las mismas, que no sea el de Consultor General

ANTECEDENTES DEL EJERCICIO:

Oportunamente indiqué que la idea del ejercicio propuesto por el Newsletter del TAI, es similar a la que –con gran éxito y con 12 equipos presentados de países del MERCOSUR-, puso en práctica en la "JORNADAS INTERNACIONALES PARTICIPATIVAS, preparatorias para la Primera Competencia de Arbitraje Internacional “MERCOSUR 2000”, DESARROLLO DE UN CASO ARBITRAL SOBRE COMPRAVENTA INTERNACIONAL, regido por los Acuerdos de Arbitraje Comercial Internacional del MERCOSUR de 1998", realizadas en Buenos Aires, Cámara Argentina de Comercio, los días 25 y 26 de noviembre de 1999. (ver documentos al respecto publicados en la página web del TAI.org.ar)

            Bueno es recordar, que al igual que en este caso, en aquel momento no se contaba con fondos que permitieran y facilitaran la tarea organizativa. 

Luego, con el Dr. Alejandro Ponieman, como redactores del Proyecto (luego Programa) BID - FOMIN – CAC Red Nacional de Centros de Mediación y Arbitraje Comercial, incorporamos una variante del ejercicio como parte final de la capacitación de los árbitros a preparar para abastecer a la Red, ejercicio que luego no se realizara (ver documentos Programa BID - FOMIN – CAC Red Nacional de Centros de Mediación y Arbitraje Comercial en la página antes indicada)

OBJETIVOS DEL EJERCICIO

Las Jornadas plantean un ejercicio que tendrá como objetivo principal, demostrar la capacidad operativa de los “Tribunales Arbitrales de Ingeniería (TAI)”, a través de su aplicación a un caso arbitral concreto administrado por su Reglamento de Arbitraje General del TAI Argentina

Consecuentemente, se busca capacitar a los ingenieros árbitros del TAI y de las instituciones invitadas, y a aquellos otros profesionales que lo deseen, en el conocimiento y ejercicio de habilidades para conducirse en un proceso arbitral, principalmente aquellos vinculados con la actividad especifica del sector.

Asimismo, proveer un panorama general del marco del arbitraje y presentar al Tribunal Arbitral de las Ingenierías en un mundo globalizado, donde el intercambio económico entre los particulares, y entre estos y el Estado es constante, y la utilización del arbitraje como método ágil, eficaz se torna imprescindible.

Crear un espacio competitivo, que mediante la búsqueda de la excelencia, promueva el crecimiento cualitativo de los tribunales arbitrales.

EL EJERCICIO EN PLANIFICACION:

El caso arbitral a preparar por el Comité Académico, se limitará a los documentos cruzados entre las partes y aquellos que permitan derivar en la controversia a ventilar.

El mismo tiene que ser sencillo en lo que hace a la concepción del tema en debate y vinculado a la ingeniería en cualquiera de sus especialidades.

Preverá la relación contractual e principio entre tres (3) empresas, una contratante (empresa “a”) y dos contratistas (empresas “b” y “c”).

A la vez estas subcontratan nuevamente (empresas “d” y “e”). Una subcontratista tendrá una cláusula compromisoria arbitral igual a las empresas principales y la otra no tendrá cláusula; por lo que se presentará en forma voluntaria.

A esos efectos prepararan todos los documentos necesarios: contratos respectivos, planos, órdenes de servicio, libro de novedades, etc.; además de las declaraciones de los testigos de los hechos.

Los problemas suscitados entre las partes involucradas tienen que resolverse técnicamente.

El ejercicio se realizará con equipos representativos de las entidades invitadas y conformados por profesionales ingenieros o arquitectos, los que asumirán los roles por sorteo.

PANEL DE EXPERTOS.

La evaluación del desarrollo del caso arbitral será realizada por un panel de expertos, integrado por las personalidades más destacadas en la materia.

Los expertos analizarán los trabajos escritos, asistirán a las audiencias, evaluarán la actuación de los distintos equipos y darán sus recomendaciones como cierre de las Jornadas.

Las recomendaciones tienen por finalidad realizar una devolución sobre el desempeño de los participantes y enriquecer la experiencia de aprendizaje que las Jornadas propician, tanto para los equipos participantes como para el público en general.


III. “A ESCOLHA DOS ÁRBITROS ESPECIALIZADOS E A PRODUÇÃO DE PROVAS NA ARBITRAGEM” (CONFERENCIA  PREVISTA EN EL “2DO. CONGRESO INTERNACIONAL DE ARBITRAJE EN LA INGENIERÍA”, 7 Y 8 DE AGOSTO DE 2008, SAN PABLO, BRASIL) (QUINTA PARTE)

                                                       Por   Horacio Zapiola Pérez

///viene del número 14.

 

6.- CALIDAD DE LOS ARBITROS (EL ÁRBITRO INGENIERO)

La Comisión Redactora, optó por el sistema de listas de árbitros cerrada y compuesta únicamente con profesionales en ingeniería, con no menos de diez (10) años de antigüedad en la matrícula de los Consejos Profesionales respectivos a su especialidad, con lo que anticipan un criterio de idoneidad sumamente estricto

Luego de estudiar el tema la Comisión Redactora determino con directa aplicación al “principio de autonomía de la voluntad” (doctrina de los propios actos), que no existe prohibición legal en tal sentido que le impida al Ingeniero ser Arbitro.

Otro argumento que sirvió de precedente definitorio fue el alcance de los artículos 24 in fine; 75, inciso 12 y 118 de la Constitución Nacional, sobre el “juicio por jurados”, tribunal que como saben, está integrado por legos.

Y no se crean que los juicios por jurados a que alude la CN será aplicado en aquellos delitos menores, sino que mediante “los jurados legos”[1][1], se juzgaran –entre otros- los delitos comprendidos en el fuero penal económico, los de anticorrupción administrativa y también en los delitos de homicidio agravado, o contra la integridad sexual de la que resultare la muerte de la persona ofendida, secuestro extorsivo seguido de muerte, homicidio con motivo u ocasión de tortura y homicidio con motivo u ocasión de robo.

Se tuvo muy presente y aplicable para el caso que nos ocupa, que en el ámbito de las ciencias penales se indica, que actualmente se percibe que la intervención de “jueces legos” puede configurar un eficaz auxilio para la situación particular de aparente descrédito de la justicia técnica, pues la participación de aquella (la de legos) importará un contribución psicológica y ética para obtener una valoración del hecho deducido en juicio y de la personalidad de sus actores, lo más en concordancia posible con las opiniones y los sentimientos del pueblo, todo seguramente y naturalmente dentro de los límites de la ley.

7.- CONFORMACION DEL TRIBUNAL ARBITRAL

La conformación del Tribunal Arbitral, fue fijado en un numero de tres (3), pudiendo las partes ampliarlo a un máximo de cinco (5) o reducirlo a un árbitro único.

Los Árbitros deliberarán y sustentarán sus posiciones durante el proceso arbitral, preferentemente por escrito y en caso que lo hagan en forma verbal, de las deliberaciones se tomarán registros escritos o de cualquier otro tipo que entiendan adecuado y todas las resoluciones incluido el laudo ante la falta de acuerdo entre los integrantes del Tribunal es el Presidente del Tribunal quién resuelve la cuestión sin la exigencia de formar mayoría.

8.- OFRECIMIENTO DE PRUEBA

La prueba es un elemento esencial para el proceso.

Se ha dicho que el arte del proceso no es esencialmente otra cosa que el arte de administrar las pruebas. Las pruebas son los elementos de convicción necesarios para conocer la verdad de los hechos sobre los que versa un litigio.

Siguiendo las ideas y terminología de los que estudian el derecho procesal, la prueba es la obtención del cercioramiento del juzgador acerca de los hechos discutidos y discutibles, cuyo esclarecimiento resulta necesario para la resolución del conflicto sometido al proceso. 

En la justicia arbitral lo normal es que se admita todo medio probatorio que lleve a la averiguación de la verdad de los hechos, pues se presume de interés para las partes para la pronta y económica resolución de las divergencias.

El procedimiento propuesto en el Reglamento Arbitral, puede parecer complejo en su lectura, pero no lo es en la práctica y se adapta muy bien a las necesidades de los árbitros de manera que puedan entregar el laudo en el plazo convenido

En los procesos arbitrales que se ventilan ante el TAI, existe amplia libertad en cuanto a la forma y oportunidad de presentación de los documentos como medio de prueba. 

Es que en el Reglamento arbitral se incorporó el "principio de la preclusión elástica de las deducciones", que fuera reglado en el proceso italiano y que Piero Calamandrei explica con su característica claridad de la siguiente manera:

"(...) El sistema de la preclusión (o de traba de la litis) puede presentar el grave inconveniente de hacer indispensable la adopción del principio de eventualidad, en fuerza del cual las partes, para no perder la facultad de hacer valer las deducciones de mérito y de rito que puede aparecer antes o después como útiles a su defensa, deben proponerlas todas ellas acumulativamente en el término preclusivo señalado a tal objeto, aun cuando alguna de las mismas esté destinada a ser hecha valer sólo en vía subordinada (esto es, sólo en la eventualidad de que las otras deducciones propuestas en vía principal no sean aceptadas), no presente interés actual en el momento en que es propuesta. Mientras que en un proceso basado sobre el principio de la libertad de las deducciones de las partes, en tanto no se ha cerrado el procedimiento, pueden seguir, al proponer sus defensas, el orden sugerido por la importancia lógica y jurídica de los argumentos, proponiendo al principio solamente alguna de ellas y reservándose proponer las otras sólo para el caso de que las primeras hayan sido rechazadas, la preclusión de las deducciones fuerza a las partes a formular desde el principio las defensas suplementarias que deberán ser intentadas si las principales no son aceptadas, y a sobrecargar así, desde el principio el proceso con una cantidad de peticiones subordinadas (...)[2][2]".

En consecuencia no existe la llamada “traba de la litis”, por lo que las partes pueden presentar peticiones y argumentaciones hasta que el tribunal decide cerrar la etapa instructiva y pasar a laudar.

9.- CARGA DE LA PRUEBA Y OPORTUNIDAD.

            En materia de carga se puede sostener que la doctrina y la jurisprudencia son uniformes y son las partes quienes tienen la carga de la prueba de los hechos en los cuales apoyan sus pretensiones o sus defensas, quedando a cargo del Tribunal a disponer su procedencia o fijar los términos para producirlas.

            Es con relación al momento en que las partes pueden ofrecerlas y producirles que en el Reglamento del TAI, se introducen algunas formas no utilizadas con habitualidad en el foro argentino.

            Se maneja con el principio que permite que las pruebas con las que las partes intenten fundar sus pretensiones podrán ser presentadas u ofrecidas hasta la primera ocasión en que la parte entienda razonablemente que la misma puede ser relevante para la dilucidación del caso.

Entonces hay que tener en cuenta que todos los testimonios y toda la prueba documental serán introducidos por las partes en la primera ocasión en que razonablemente debió haber entendido que ese testimonio o documento era, o probablemente fuera relevante para el caso.

Por supuesto que los árbitros tienen la facultad discrecional de rechazar toda prueba que se quiera introducir después de esa oportunidad, cuando de su admisión pudiere resultar dilaciones en los procedimientos o incomodidades o costos adicionales para la otra parte que esta no habría debido soportar de haber sido esa prueba y producida oportunamente

            Es decir que en el caso arbitral y dado las especiales características que el mismo conlleva (recordar que el laudo se debe ajustar a los que las partes han establecido en los puntos a resolver), la etapa de debate no se puede agotar en la demanda y su contestación, sino por el contrario que será una actividad permanente que dispondrán los árbitros de manera de formar su convicción acerca de los mismos.

11.- FACULTADES DEL TRIBUNAL ARBITRAL EN MATERIA DE PRUEBA.

            Para poder dar respuesta al diseño previsto en el Reglamento y muy especialmente poder cumplir con el plazo fatal que se indica para el dictado del laudo es que es necesario que el Tribunal Arbitral, cuente con diversas facultades que le permitan cumplir con la misión encomendada.

            En primer lugar tiene la facultad de dictar todas aquellas normas de procedimiento, que entienda necesario para la instrucción del caso.

            A ello se le suma que podrá ordenar, en cualquier momento del caso, la producción de cualquier prueba admisible que estime conveniente o relevante para dictar el laudo.

            Por otra parte, se le asigna una facultad muy importante (ver alcance del discovery, en el punto respectivo) que se trasunta en la posibilidad de que en cualquier etapa del procedimiento, el Tribunal Arbitral podrá requerir a cualquiera de las partes le presente otros documentos o pruebas que considere necesarios y que se encuentren en su poder, o de terceros que estén bajo su control.

            En esa misma línea instructoria el Tribunal Arbitral podrá ordenar que las partes presenten un resumen de los documentos o de otras pruebas que las partes produzcan, con indicación precisa del hecho u acto que tienden a acreditar (es bueno reflexionar que los principios que guían a la admisión de la prueba es el concepto de la “relevancia” que tiene la misma para resolver el fondo del asunto y en este caso uno de los puntos en litigio).

            El tribunal arbitral determinará la admisibilidad, la pertinencia y la importancia de las pruebas presentadas.

            Por ello, podrá desestimar fundadamente en cualquier momento, aún durante su producción, aquellas pruebas o aspectos de las mismas, que considere irrelevantes, improcedentes, innecesarias o inconducentes para la resolución de la causa.

            Al carecer los árbitros del “imperium” es que se los ha dotado de la facultad que les permita ordenar el procedimiento y evitar la mendacidad o reticencia de partes o testigos, que consiste en extraer de la renuencia o negativa de una parte, a cumplir sus instrucciones o cooperar con los procedimientos arbitrales, inferencias contrarias a las afirmaciones o peticiones de esa parte.

            La misma regla se aplicará respecto de los testigos ofrecidos por las partes que en su declaración demuestren manifiesta hostilidad al Tribunal Arbitral, parcialidad hacia una de las partes o evidente mendacidad y que pese a ser advertidos expresamente por el Tribunal, mantengan esa conducta.

Cada parte deberá asumir la carga de la prueba de los hechos en que se basa para fundar sus acciones o defensas.

El Tribunal Arbitral podrá requerir que las partes le entregue al tribunal y a su contraparte, dentro del plazo que estime, un resumen de los documentos y otras pruebas que esa parte vaya a presentar en apoyo de los hechos en litigio expuestos en su escrito de demanda o contestación.



           Continuará:

 

Horacio Zapiola Pérez

Editor - Director

zapiola@ar.inter.net

 


IV. RESEÑA COMPARATIVA ENTRE EL REGLAMENTO DE ARBITRAJE DEL TRIBUNAL ARBITRAL DE LAS INGENIERIAS Y OTROS INSTRUMENTOS SIMILARES. “HOY EL ARTS. 11 MEDIDAS CAUTELARES, EN EL REGLAMENTO DE ARBITRAJE DEL TAI”.

Continuamos con el ejercicio emprendido de desarrollar un estudio comparativo del Reglamento de Arbitraje del TAI, con otros instrumentos de reconocida presencia en el campo del arbitraje.

Como expresara en el número anterior, la idea pedagógica es ver las distintas soluciones dadas a una misma cuestión.

·         REGLAMENTO DEL TAI: Artículo 11. MEDIDAS CAUTELARES O PROVISIONALES:

1. A pedido de parte y bajo responsabilidad de ésta, el Tribunal Arbitral puede ordenar "inaudita parte" o con previo traslado a la contraria, las medidas cautelares o provisionales que considere apropiadas para asegurar los derechos invocados o proteger los bienes objeto del proceso arbitral o para garantizar el resultado de éste. La providencia que las disponga deberá ser fundada.  

2. Se podrá exigir contracautela a quien solicita la medida, a fin de garantizar los daños y perjuicios que pudieran causarse a la parte contraria, si la pretensión fuere declarada infundada en el laudo.

3. Las medidas cautelares podrán consistir en que una de las partes entregue una cosa o bien, haga o se abstenga de hacer algo, inclusive que cumpla provisionalmente con alguna de las obligaciones derivadas del contrato. Podrá también disponerse que los bienes sean depositados bajo la custodia de un tercero, que se vendan los sujetos a desvalorización o cualquier otra medida destinada a asegurar los derechos invocados o proteger los bienes objeto del proceso arbitral.

4. Si las medidas ordenadas por el Tribunal Arbitral debieran inscribirse en registros que no aceptaren el requerimiento arbitral, se dirigieren a terceros o su cumplimiento requiriere coerción, el Tribunal Arbitral o la parte que solicitó la medida, indistintamente, podrán solicitar la intervención del juez competente.

5. El pedido de medidas cautelares que alguna de las partes haya hecho directamente a una autoridad judicial, con anterioridad a la iniciación del arbitraje, no se considera incompatible con el acuerdo arbitral, ni constituye una renuncia a éste.

6. Una vez iniciado el arbitraje, las partes sólo podrán acudir a los jueces estatales excepcionalmente, cuando la naturaleza de la medida cautelar lo justifique y demuestren con posterioridad al Tribunal Arbitral que la vía judicial era la única que les permitía preservar sus derechos.

7. La parte que hubiere solicitado y obtenido la medida judicial, deberá comunicarlo en forma inmediata al Tribunal Arbitral.

8. Si las medidas ordenadas por el Tribunal Arbitral no fueren cumplidas por la parte afectada, el Tribunal Arbitral o la parte que solicitó la medida, indistintamente, podrán requerir su cumplimiento al juez competente. El Tribunal Arbitral podrá aplicar sanciones pecuniarias a la parte renuente, las que serán percibidas por la parte perjudicada por el incumplimiento.

9. Las costas generadas por las medidas cautelares o provisionales estarán a cargo del solicitante, sin perjuicio de lo que se resuelva en el laudo final.

10. El escrito por medio del cual se requiriere una medida cautelar, deberá expresar el derecho que se pretende asegurar, la medida que se pide, la disposición de la ley en que se funda y el cumplimiento de los requisitos que correspondan, en particular, a la medida requerida.

11. Las medidas cautelares subsistirán en tanto duren las circunstancias que las determinaron. En el momento en que éstas cesaren, se podrá requerir su levantamiento.

12. El solicitante de la medida cautelar podrá pedir la ampliación, mejora o sustitución de la medida cautelar decretada, justificando que ésta no cumple adecuadamente la función de garantía a que estuvo destinada.

13. La parte afectada por la medida cautelar, podrá requerir la sustitución por otra que le resulte menos perjudicial, siempre que ésta garantice suficientemente el derecho del solicitante. Podrá, asimismo, pedir la sustitución por otros bienes del mismo valor, o la reducción del monto por el cual la medida cautelar ha sido trabada, si así correspondiere.

14.La resolución se dictará, previo traslado a la otra parte por el plazo de cinco días, que el Tribunal podrá abreviar según las circunstancias.

15. Presentada la demanda arbitral y no habiéndose constituido aún el Tribunal Arbitral, si existiere peligro en la demora, el Director de Procedimiento tendrá la facultad de ordenar las medidas cautelares y las demás atribuciones otorgadas al Tribunal Arbitral en el presente artículo.

·         REGLAMENTO MODELO UNCITRAL: MEDIDAS PROVISIONALES DE PROTECCIÓN Artículo 26:

1. A petición de cualquiera de las partes, el tribunal arbitral podrá tomar todas las medidas provisionales que considere necesarias respecto del objeto en litigio, inclusive medidas destinadas a la conservación de los bienes que constituyen el objeto en litigio, como ordenar que los bienes se depositen en manos de un tercero o que se vendan los bienes perecederos.

2. Dichas medidas provisionales podrán estipularse en un laudo provisional. El tribunal arbitral podrá exigir una garantía para asegurar el costo de esas medidas.

3. La solicitud de adopción de medidas provisionales dirigida a una autoridad judicial por cualquiera de las partes no se considerará incompatible con el acuerdo de arbitraje ni como una renuncia a ese acuerdo

·         REGLAMENTO CAMARA ARGENTINA DE COMERCIO HOY DEROGADO: No lo contempla

·         PROYECTO DE LEY DE ARBITRAJE Artículo 17. Medidas cautelares.

1. A pedido de una de las partes, el Tribunal Arbitral podrá ordenar las medidas cautelares que considere necesarias para asegurar el objeto de la controversia y exigir al solicitante que constituya garantías suficientes para responder por los daños que puedan resultar.

2. El Juez Competente ordenará la ejecución de las medidas cautelares ordenadas por el Tribunal Arbitral de acuerdo con sus propias normas procesales, pero sin analizar los méritos tenidos en cuenta para disponerlas, salvo que afecten el orden público internacional.

3. No es incompatible con el acuerdo arbitral que una de las partes pida a un Juez, antes de la iniciación o durante los procedimientos arbitrales, la adopción de medidas cautelares, ni que el Juez las conceda.

4. Las medidas cautelares concedidas judicialmente caducarán si los procedimientos arbitrales no se inician en el plazo de 30 (treinta) días corridos desde que se ordenaron.

·         REGLAMENTO DE LA RED DE MED Y ARB: Artículo 14. Medidas cautelares o provisionales.

El Tribunal arbitral podrá, a petición de una de las partes, ordenar a cualquiera de ellas que adopte las medidas provisionales cautelares que la parte haya solicitado o el tribunal estime conveniente respecto del objeto del litigio. El Tribunal arbitral podrá exigir de cualquiera de las partes una garantía apropiada en conexión con esas medidas. De igual manera, El Tribunal podrá, de oficio o a petición de parte, decretar las medidas que considere necesarias para garantizar el pago de los costos del Tribunal Arbitral. El pedido de medidas cautelares que alguna de las partes haga directamente a una autoridad judicial, con anterioridad a la iniciación del arbitraje, o durante el curso del mismo, no se considera incompatible con el acuerdo arbitral, ni constituye una renuncia a este. Si las medidas ordenadas por el tribunal arbitral no fueran cumplidas por la parte afectada, el Tribunal o la parte que solicito la medida, pueden requerir su cumplimiento al juez competente. El tribunal Arbitral decretara en este caso, a cargo de la parte renuente, las sanciones pecuniarias que estime y dispondrá el destino de la suma que se perciba.  

 

Horacio Zapiola Pére

Editor - Relator

zapiola@ar.inter.net

 

 

 


 

VI. CONCURRENCIAS: A MODO DE ANTICIPO III CONGRESO ANUAL DE ARBITRAJE, ORGANIZADO POR CARAT

El lunes 27 de octubre se realizó en la Universidad de San Andrés, el III Congreso de Arbitraje, organizado por el CARAT.

Concurrieron en representación del TAI, los ingenieros Speroni, Saravia, L. Puig, Navarro y Arrechea.

La opinión unánime de los concurrentes mencionados, es que resultó muy interesante y los paneles y conferencias realizados fueron muy instructivos.

A la par, se hizo una importante tarea de difusión del TAI y es opinión de los asistentes estudiar los beneficios que le reportaría al TAI, asociarse al CARAT; quedando el Ing. L. Puig en analizar la misma.

En el próximo número los ingenieros asistentes, se han comprometido a ampliar acerca de la experiencia recogida en la Jornada

 



[1][1] Se observan intentos por seguir el modelo de “jurado anglo sajón” en la que deben resolver las cuestiones denominadas de hecho y que deliberan separadamente del único Juez técnico y emiten su veredicto a través de voto secreto, basado en la intima convicción. Otros utilizan el sistema francés de “jurado escabinado”, en los cuales los “jurados” si bien deliberan juntos con los jueces técnicos, luego se vota en forma secreta, incluido los jueces técnicos

[2][2]  ““CALAMANDREI, Piero. Instituciones de Derecho Procesal Civil. Volumen I. Tr. por Santiago Sentís Melendo. Buenos Aires: Ediciones Jurídicas Europa-América, 1962. 421p , t. I, p. 391, t. I, p. 391.